Skip to main content

1991: Ernest Mandel - Los orígenes del Nacional Socialismo. Singularidad y repetibilidad de los crímenes nazis.

26 October 2020
(Los prisioneros sobrevivientes de la penitenciaría de Sonnenburg hablan con los soldados del Ejército Rojo después de su liberación.)

El título original en alemán de este ensayo se traduce como 'Sobre la disputa de los historiadores. Origen, esencia, unicidad y repetibilidad del Tercer Reich'. Fue escrito como apéndice a la edición alemana de The Meaning of the Second War ("El significado de la Segunda Guerra Mundial") de Mandel (Londres, 1986): Der Zweite Weltkrieg (Frankfurt a.M., 1991). La disputa de los historiadores o Historikerstreit fue una disputa sobre el lugar del Holocausto en la historia alemana y los orígenes del nacionalsocialismo. Uno de los desencadenantes de la disputa fue el argumento del historiador de derecha Ernst Nolte de que el nacionalsocialismo era una "respuesta" al bolchevismo.

Los orígenes del Nacional Socialismo. Singularidad y repetibilidad de los crímenes nazis.i

La llamada "disputa de los historiadores" o Historikerstreit ha surgido principalmente sobre la cuestión de la singularidad de los crímenes nazis contra los judíos europeos, el asesinato sistemático, cuidadosamente planeado y en el menor tiempo posible ejecutado industrialmente de seis millones de hombres, mujeres y niños. Las víctimas fueron seleccionadas y asesinadas por una sola razón: su presunta ascendencia, determinada por las autoridades según criterios arbitrarios. No cabe duda de que este crimen es, en efecto, único, la culminación de la larga historia de inhumanidad cometida por los pueblos contra sus semejantes.ii

El intento infructuoso del profesor Ernst Nolte, un historiador hasta ahora respetado como intérprete del nacionalsocialismo, de relativizar esta singularidad no tiene nada que ver con la ciencia.iii No puede resistir un mínimo de investigación crítica y de evaluación de las fuentes. Es un proyecto ideológico-político para absolver al menos parcialmente a las estructuras de poder alemanas antes y durante el Tercer Reich de estos terribles crímenes, o cuando no se pueda negar completamente su complicidad, para alegar circunstancias atenuantes.

Se construye una "secuencia histórica" alternativa, culpando paradójicamente a las primeras víctimas de la dictadura nazi, es decir, a los comunistas, socialistas, socialdemócratas, sindicalistas, pacifistas radicales y, en general, a los "bienhechores" de la izquierda, por si no por "complicidad", al menos por "corresponsabilidad objetiva" de la dictadura nazi. Esta construcción arbitraria de la historia no tiene nada que ver con la ciencia. Es casi un ejemplo de libro de texto de una ceguera científica específica, una ceguera determinada por puros prejuicios de clase y estatus.

No es necesario detenerse mucho en el sorprendente comentario del Prof. Nolte de que el presidente del Congreso Judío Mundial, Chaim Weizman, declaró la guerra a Alemania en 1938 y que esto le dio al Tercer Reich "una cierta justificación" para tratar a los judíos alemanes como prisioneros de guerra y, por lo tanto, internarlos, pero "de acuerdo con las reglas de la Convención de la Haya sobre la Guerra Terrestre", es decir, no asesinarlos. En primer lugar, hay que señalar que según la Convención de La Haya sobre la Guerra Terrestre, solo los miembros de las fuerzas armadas son considerados prisioneros de guerra, no los civiles desarmados. Los judíos alemanes, sin embargo, eran precisamente esos civiles desarmados, no miembros de ninguna fuerza armada. En segundo lugar, la Convención de La Haya sobre la guerra terrestre autoriza el internamiento, pero no la deportación de prisioneros de guerra a regiones del extranjero, y de eso se trataba la persecución de los judíos. En tercer lugar, la Agencia Judía no era un estado según el derecho internacional, ni tenía el poder según el derecho internacional de "declarar la guerra". Cuarto, ni los judíos alemanes ni ningún otro grupo de judíos europeos eran, según el derecho internacional, "ciudadanos" de este inexistente estado judío. La abrumadora mayoría de ellos eran ciudadanos ordinarios de estados reconocidos por el derecho internacional (una pequeña minoría de ellos eran apátridas y poseían los llamados pasaportes Nansen). En quinto lugar, la abrumadora mayoría de los judíos asesinados en los campos de exterminio y por los Sonderkommandos [equipos móviles de matanza] eran residentes y ciudadanos de los estados ocupados por la Wehrmacht alemana. En este caso, la Convención de la Haya sobre la guerra terrestre establece específicamente que esos residentes y civiles deben ser tratados de acuerdo con las leyes vigentes en esos estados antes de la ocupación. La potencia ocupante no tiene derecho a cambiar el sistema jurídico existente; los ciudadanos, incluidos los judíos, deben tener garantizada la libertad de religión y los derechos normales de libertad de culto y propiedad personal. Por lo tanto, todas las medidas de persecución de los judíos fuera del Reich alemán, y la mayoría de ellos dentro del Reich alemán, constituyen una flagrante violación del derecho internacional y de la Convención de La Haya sobre la guerra terrestre. La cooperación en esas medidas, que fue llevada a cabo, entre otros, por funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y miembros del cuerpo diplomático alemán, fue un acto de flagrante violación de la ley, una abierta violación de los tratados y acuerdos internacionales que habían sido ratificados por Alemania.

En abril de 1986 un avergonzado profesor Nolte trató de distanciarse de su propia tesis insertando una nota a pie de página después de "prisioneros de guerra": "O más precisamente como internos civiles". Pero la Convención de la Haya sobre la guerra terrestre no menciona el internamiento, y mucho menos la deportación, de los ciudadanos de una potencia extranjera de los estados ocupados que habitan, y el 95 por ciento de los judíos asesinados por los nazis pertenecen a esta misma categoría. La Convención de la Haya sobre la guerra terrestre, por otro lado, declara en su artículo 46: "El ocupante está obligado a respetar la persona de los habitantes del territorio ocupado, su honor y sus derechos familiares, sus creencias religiosas y sus costumbres, sin distinción de raza, religión u opinión política".

Las absurdas conclusiones de la argumentación de Nolte pueden verse si se aplica a otros grupos de población en Europa. ¿Qué historiador neoconservador aceptaría las siguientes frases: "Como Alemania estaba en guerra con Francia, Holanda, Bélgica, Grecia, etc., Hitler tenía "cierto derecho" a tratar a todos los franceses, holandeses, belgas, griegos, etc., en todos los territorios ocupados como prisioneros de guerra, a internar o deportar a hombres, mujeres y niños". O: "Dado que Hitler le había declarado la guerra a la Unión Soviética, las autoridades soviéticas tenían "cierto derecho" a internar y deportar a los alemanes de toda Europa, incluidos los civiles, las mujeres y los niños, como prisioneros de guerra a Siberia? ¿Por qué no aplicar también a los alemanes lo que para los judíos es fácilmente aceptado?

La afirmación noltiana de que "el miedo a la jaula de ratas bolchevique"iv de alguna manera, al menos en parte, motivó la violencia nazi, que el asesinato en masa de los kulaks y el "terror rojo" precedió al asesinato de los judíos europeos, debe ser examinado con más detalle. Joachim Fest añade que el "Archipiélago Gulag" es "el precedente lógico y fáctico de Auschwitz". Nolte va más allá: Lenin, Zinoviev y otros proclamaron y practicaron el "exterminio de las clases dominantes" en Rusia antes de que Hitler proclamara y practicara la necesidad de exterminar a los judíos europeos.v Esta construcción no tiene una base científicamente verificable.

El antisemitismo racial y biológico de Hitler se remonta a su período vienés, mucho antes de la "tiranía bolchevique" en Rusia. No hay un solo caso en los primeros escritos de Hitler, hasta el Mein Kampf, de referirse a esta "jaula de ratas". Lo mismo se aplica a los escritos de sus compañeros del período 1919-1923. Se ha demostrado que en esos años, en contacto con corrientes de pensamiento similares völkische, pan-alemanes, el proyecto de exterminio de los judíos surgió entre Hitler y sus compañeros.vi Esto no es, por lo tanto, de ninguna manera el producto de un "trauma" causado por la Revolución Rusa. Por el contrario, es un producto directo de los esfuerzos contrarrevolucionarios rusos, que datan de una época en la que no existía ni el bolchevismo ruso ni la socialdemocracia rusa.

Esto se debe a que este proyecto es un resultado directo de la recepción por parte de Hitler y sus pares de los Protocolos de los Sabios de Sión, el texto falsificado producido por la policía secreta zarista y ampliamente distribuido en Austria y Alemania.vii Este texto constituye la base del mito de la "conspiración mundial judía", mito que Hitler utilizó a su vez en su plan de exterminio físico de los judíos. Pero en ninguno de los escritos de Hitler y sus compañeros que se refieren a la supuesta "conspiración mundial judía", hasta el Mein Kampf inclusive, hay referencia alguna al "miedo al bolchevismo".

Esto no es una coincidencia. Porque a la manera clásicamente esquizofrénica de todos los antisemitas radicales (que al mismo tiempo afirman que los judíos son una raza "inferior e incompetente" y que estos "subhumanos" representan una amenaza aterradora para la "raza superior"), Hitler de ninguna manera asumió que el "bolchevismo judío" había convertido a Rusia en una fuerza militar capaz de poner en peligro a Alemania o a la clase dirigente alemana. Al contrario: despreció a los judíos por su supuesta debilidad. Estaba convencido de que habían convertido a Rusia en un "coloso sobre pies de barro" que, al menor golpe, caería en el regazo de Alemania como una fruta madura. Esta actitud cambió solo después de la derrota en Stalingrado, cuando las ordenes de asesinar en masa a los judíos europeos ya se habían dado hace tiempo. La afirmación de que un oponente que Hitler y los nazis consideraban tan débil todavía los asustaba tanto que los impulsaba a "asesinar preventivamente" a millones de mujeres y niños se revela como pura apologética.

Es cierto que para su propaganda Hitler instrumentalizó el miedo real a los bolcheviques y socialistas que sintieron partes significativas de la alta y baja burguesía alemana durante y después de la Revolución de Noviembre. Pero esto de ninguna manera correspondía a una convicción interna o incluso a un temor personal entre Hitler y sus compinches. Era pura demagogia, dirigida a ganar poder, como en el caso de su demagogia pseudo-socialista. La destrucción sistemática del KPD, de los demás grupos comunistas y socialistas, de la socialdemocracia y de todos aquellos que los nazis consideraban "marxistas", es decir, de todo el movimiento obrero organizado, tuvo tanto éxito que en el momento de la proclamación de las Leyes de Nuremberg, de la Noche de los Cristales Rotos y del comienzo de la persecución de los judíos en la Polonia ocupada, no había ninguna base objetiva para el "miedo al bolchevismo". El debilitamiento en 1937 del Ejército Rojo como resultado de las purgas masivas de Stalin del cuerpo de oficiales soviéticos solo afirmó a los grandes empresarios alemanes, a los generales alemanes y a los líderes nazis en su desprecio por el poder de la Unión Soviética. No queda literalmente nada de ninguna "muerte mortal" como resultado de ninguna "jaula de ratas", es decir, de la tesis de que el archipiélago del Gulag era la "condición previa para Auschwitz".

Por último, queda por aclarar si las presuntas órdenes de exterminio físico de todos los miembros de las clases dirigentes rusas, supuestamente corroboradas por dos citas de Zinoviev y Lenin (Joachim Fest añade una presunta cita de Martin Latsis), son auténticas. Quisiéramos expresar las más serias dudas al respecto y señalar el método descuidado de un historiador que, en un asunto tan grave, se basa exclusivamente en fuentes secundarias (casi se podría decir fuentes terciarias), fuentes de los círculos contrarrevolucionarios rusos, que se han revelado como notorios falsificadores. No hay razón alguna para dar la más mínima credibilidad a estos mentirosos y estafadores profesionales que, entre otras cosas, difunden el cuento de hadas de que los bolcheviques hacían sopa con los dedos cortados de los niños. A menos que Nolte y Cía. proporcionen pruebas serias del supuesto miedo a la "jaula de ratas" y demuestren su influencia en los planes nazis para el asesinato de los judíos en los años 20 y 30, solo estamos tratando con un nuevo mito. O más claramente formulado: con un nuevo intento de demagogia, similar al mito de una 'conspiración mundial judía'.

Esta conclusión es tanto más pertinente cuanto que el profesor Nolte cita un pasaje de un editorial de Vorwärts que ve una "novedad criminal" en la supuesta práctica de los bolcheviques de hacer responsable a toda una clase social de los actos de los individuos. Una cosa es que un editorial desinformado y superficialmente escrito afirme tales tonterías. Pero para un renombrado científico repita sin crítica tales falsedades, sin ninguna investigación elemental de sus fuentes, es vergonzoso. ¿Debemos recordarle al Prof. Nolte la ejecución de innumerables esclavos simplemente porque eran esclavos, ejecutados como miembros de una clase considerada responsable de los crímenes de los individuos? ¿Debemos recordarle la infame declaración de Martín Lutero: "Por lo tanto, cualquiera que pueda, debe golpear, estrangular y apuñalar, secreta o públicamente [a los campesinos rebeldes] y debe recordar que no hay nada más venenoso, pernicioso y diabólico que un hombre rebelde". Esta declaración condena a toda la clase campesina rebelde a la matanza - sin ninguna investigación de la culpa personal. Y es necesario recordarle sobre todo la terrible matanza que Versalles llevó a cabo después de la derrota de la Comuna de París, una matanza en la que más de 20.000 prisioneros desarmados fueron fusilados, incluyendo a todos aquellos con manos callosas, todos aquellos que parecían inteligentes, todos aquellos con pelo blanco (General Gallifet: "Visteis junio de 1848. Usted es aún más culpable que los otros").viii Y luego uno se atreve a hablar de una "novedad" cuando los bolcheviques supuestamente culpaban a una clase por las acciones de los individuos!

Contra-revolución

Nolte combina el miedo real al socialismo que siente la burguesía alemana (e internacional) con lo que él alega que es la motivación de Hitler para la tiranía y la obsesión por el exterminio de los judíos en particular. Esto lleva a un complejo de problemas mucho más amplio que el del supuesto carácter parcialmente "preventivo" del terror de masas nazi. Este es el complejo de problemas asociados con el Nacional Socialismo, generalmente: con el fascismo y otras dictaduras terroristas extremas como las formas finales de la contrarrevolución contemporánea. Estas formas están en continuidad con la contrarrevolución de los dos últimos siglos, tanto en el campo de la "política práctica", de las prácticas estatales y paraestatales, como en el campo de la ideología. No se puede descartar este problema calificándolo de "jerga marxista"; después de todo, el profesor Nolte y algunos de sus compañeros de viaje plantearon explícitamente la cuestión.ix Aquí también tenemos un ejemplo impresionante de la miopía y el prejuicio de clase del historiador conservador.

La tesis presentada por los historiadores conservadores de que el "desproporcionado" número de judíos involucrados en la Revolución de Octubre rusa y en la Revolución de Noviembre alemana, así como el "excesivo número de judíos" que desempeñaron un papel destacado en la República de Weimar,x explicaría al menos en parte el creciente antisemitismo de los conservadores y del "campo nacional", así como el de los nazis, se basa en un sofisma clásico. Puede demostrarse que un "número desproporcionado" de rusos y prusianos, trabajadores industriales, marineros, ortodoxos y protestantes, e incluso ciclistas fueron activos en ambas revoluciones. Sin embargo, no hemos oído a los grupos nacionalistas conservadores abogar por el exterminio sistemático y físico de estos diferentes estratos debido a su supuesta "participación desproporcionada" en la revolución. El argumento de la "participación desproporcionada" en realidad significa "desencadenar", "causar", es decir, la "conspiración mundial judía", que precede lógica y cronológicamente al estallido de la revolución. Como esta tesis del "desencadenamiento" de la revolución por los judíos no tiene sentido, como la del "desencadenamiento" por los ciclistas, no es necesario seguir discutiendo aquí. Pero con ella la tesis apologética también se derrumba.

El profesor Nolte es culpable de un sofisma aún más burdo, pero semánticamente camuflado, cuando identifica indiscriminadamente la amenaza de exterminio de los judíos con la amenaza de exterminio de las clases dominantes expresada por los pensadores revolucionarios de los siglos XVIII, XIX y XX. En el primer caso es el exterminio físico, es decir, la amenaza abierta de asesinato en masa. En el segundo caso, es la "aniquilación" en el sentido de "abolición" de esas "clases como clases", y no la aniquilación física en absoluto. En la sorprendente lista de pensadores y políticos radicales que enumeraxi ¡podría fácilmente extenderla a un número de padres de la iglesia de los primeros cristianos! - no hay ni un solo ejemplo de un texto que postula el exterminio físico de los representantes de las clases dominantes, y mucho menos de sus esposas e hijos. Es indigno de un científico encubrir esta "pequeña" diferencia con los asesinos nazis mediante un truco verbal barato.

Esta construcción defectuosa incluso tiene un impacto directo en el propio Nolte. Es un firme partidario de la libertad individual y de la llamada "revolución liberal".xii Por lo tanto, se opone a la esclavitud y al trabajo forzoso, que se basaban en la falta de libertad personal de millones de personas. Pero al hacerlo, él mismo se convierte ipso facto en un partidario de la "abolición de los dueños de esclavos y de la nobleza feudal clásica como clases". Porque es imposible abolir la esclavitud y el trabajo forzado sin aniquilar al mismo tiempo a los dueños de esclavos y a la nobleza feudal como clases.

El problema puede formularse en términos más generales. Los dueños de esclavos y la nobleza feudal no pueden buscar la "aniquilación" de los esclavos y los campesinos como clases, ya que su propia existencia, su posición de poder social, su riqueza depende de la existencia y la explotación de estas clases "polares", al igual que las de la burguesía moderna está determinadas por el proletariado moderno. Pero esto no ha impedido en modo alguno a las clases dominantes asesinar literalmente a millones de miembros de las clases sociales subordinadas, a menudo de formas horribles que eran incluso más crueles que las de los nazis.xiii Varias veces en la historia, tales atrocidades en masa de hecho se dirigieron indiscriminadamente a grupos colectivos de personas: prisioneros de guerra romanos (gladiadores); los primeros cristianos; las sectas cristianas condenadas como herejes; las "mujeres sabias" dedicadas al control de la natalidad y la anticoncepción; los pueblos cazadores-recolectores en zonas codiciadas por los colonos blancos; los enemigos del Islam; las tribus africanas esclavizadas y derrotadas en la guerra, etc. Porque si los esclavistas o los nobles feudales necesitan esclavos y campesinos, al mismo tiempo necesitan esclavos y campesinos obedientes, humildes y constantemente humillados que estén dispuestos a soportar su miseria. Para asegurar este "orden", ninguna crueldad, ningún asesinato en masa va demasiado lejos.xiv

Por otra parte, es imposible para los esclavos y los campesinos abolir su propia falta de libertad, anticipar ideológicamente (teóricamente) su emancipación y realizarla prácticamente, sin la abolición y aniquilación de los dueños de esclavos y la nobleza feudal como clases. Pero lejos de implicar asesinatos en masa, o de conducir a atrocidades de escala ni siquiera remotamente comparable a las cometidas por los gobernantes contra los gobernados, no hay ninguna compulsión o lógica en tales actos. Si se estudia la historia de las verdaderas revoluciones, se podrá ver una y otra vez lo magnánimo que son las masas populares, lo reducido del número de actos de venganza por la injusticia y la violencia experimentadas en el pasado. En 99 de cada 100 casos, los actos de violencia cometidos por los que se liberan respondían a actos de violencia cometidos por la contrarrevolución.

Quien, por lo tanto, denuncia las consecuencias supuestamente inhumanas, o que amenazan la vida y la libertad, de los intentos radicales de emancipación, en primer lugar de las revoluciones, mientras que al mismo tiempo echa un velo sobre los actos muchas veces más violentos del dominio de clase precedente, o tira los dos juntos bajo el pretexto cliché de que "el hombre es malo", es en el mejor de los casos un inconsciente apologista de la esclavitud y la servidumbre, y en el peor un miserable hipócrita.

Aquí llegamos a la secuencia histórica (el "precedente histórico"). El profesor Nolte presenta esta secuencia de la siguiente manera:

1917 (1789) → miedo a la violencia revolucionaria entre la burguesía y Hitler → Concepción nazi de la violencia y el despotismo

Sin embargo, se trata de una inversión total de la secuencia histórica real:

Formas consecutivas de gobierno de clase → (esclavitud, feudalismo, sociedad burguesa emergente) → uso sistemático de la intimidación y la violencia contra las clases explotadas y subordinadas → miedo de los oprimidos por los gobernantes y sus secuaces → conciencia emergente de la ideología emancipadora explotada y embrionaria, y desde el feudalismo tardío, de la teoría emancipatoria → creciente temor a este proceso entre las clases dominantes, estimulado por sentimientos de culpaxv → creciente uso del terror y la violencia
contrarrevolucionaria por parte de las clases dominantes → Revoluciones sociales desde el siglo XVI, con un uso marginal de la violencia por parte de las clases revolucionarias; guerra civil intensificada por guerras extranjeras contrarrevolucionarias de agresión e intervención, que a su vez intensifican la violencia revolucionaria. → Terror Blanco, fascismo, nazismo.

No se puede, por ejemplo, separar el terror de la Revolución Francesa de la guerra de agresión de las monarquías europeas contra esa Revolución. ¿Qué decir del sentido moral o de la "ética científica" de los historiadores que deploran la "crueldad de la turba parisina" tras el asalto a la Bastilla y la matanza de miembros de las clases dirigentes, pero que no lo relacionan con el asesinato de cientos (algunos dicen 600) de ciudadanos parisinos por la "turba" -comandante de la Bastilla- que tuvo lugar inmediatamente antes? Sin embargo, esto es algo que distingue una situación revolucionaria de una situación "normal": en una revolución, las masas populares ya no aceptan pasivamente tales crueldades ni registran solo protestas verbales; resisten activamente, incluso con contra-violencia.

¿Cómo se puede juzgar la "objetividad" política de los historiadores, que preguntan por el número de víctimas del Terror (algunos miles merecedores de lástima, aparte de los verdaderos criminales violentos que hay entre ellos), pero que no dicen una palabra sobre los cientos de miles de soldados cuyas vidas fueron sacrificadas durante las guerras dinásticas, las guerras de las monarquías europeas contra la Revolución Francesa inspiradas por un odio de clase ciego, y las guerras de conquista del contrarrevolucionario Napoleón Bonaparte? ¿Las últimas fueron quizás "legítimas", mientras que las primeras fueron fundamentalmente "ilegítimas"? ¿Qué tipo de prejuicios de clase caracterizan esta visión de la historia? ¿Y cómo puede un historiador culpar de los crímenes de Stalin a la Revolución Rusa cuando Stalin, en analogía con Napoleón Bonaparte, encarna la contrarrevolución política, el Termidor? Hoy en día, prácticamente nadie, ni siquiera en la Unión Soviética, niega que pasará a la historia como el mayor asesino de comunistas del siglo XX.

Por lo tanto, cronológicamente no es simplemente cierto que el "odio a los socialistas" ("odio al marxismo") völkisch, pan-alemán y conservador fue de alguna manera causado o estimulado decisivamente por un "miedo al bolchevismo". Este odio fue desencadenado por el emergente y creciente movimiento obrero, por la intensificación de la lucha de clases proletaria, y puede remontarse, especialmente en Alemania, a la época de las leyes antisocialistas de Bismarck, si no antes. Por lo tanto, este odio no está relacionado de ninguna manera con la Revolución Rusa. Se dirigía principalmente a la socialdemocracia internacional y también contra el anarquismo internacional, y existía mucho antes de que hubiera un movimiento mundial comunista. Era el miedo al creciente poder del movimiento obrero, el miedo al creciente peligro de una revolución social, es decir, el miedo a la pérdida de privilegios de clase y posiciones de poder. Se desarrolló a pesar del largo desarrollo pacífico entre la Comuna de París y la Revolución Rusa de 1905. No fue el "miedo al bolchevismo" y el "odio bolchevique" lo que se situó en la cuna de la ideología y la práctica nazi, sino el odio y el temor al socialismo, el miedo y el odio al progreso, si no el miedo a la razón y el odioso rechazo a la razón en su conjunto. En este contexto, el fascismo y el nacionalsocialismo aparecen como el término de una larga tradición, desarrollo y práctica extremadamente conservadora y contrarrevolucionaria.xvi

Valores y nihilismo

Estas consideraciones no son marginales a la controversia de la "disputa de los historiadores", ni tampoco son distracciones de la verdadera cuestión de las causas de la tiranía nazi que culminó en el genocidio de los judíos europeos. Una investigación sobre las causas de esta violencia no puede de ninguna manera ignorar los factores ideológicos, masivos e individuales psicológicos de la cadena de causas. No cumple su objetivo si excluye o relega a un segundo plano la defensa de los intereses materiales y el poder social por parte de las clases dominantes y sus facciones más importantes.

La toma del poder por los nazis es inexplicable si no se puede admitir que fue el resultado de una serie de decisiones deliberadas tomadas por las partes dominantes del gran capital alemán. Cuando se observa el cúmulo de pruebas disponibles a este respecto, no se puede dejar de observar el entrelazamiento clasista de una serie de motivaciones psicológicas y de ciertas mentalidades (estructuras mentales, estructuras ideológicas) con la defensa de los intereses materiales y las posiciones institucionales de poder.xvii Una de las debilidades más claras del argumento de Nolte-Hildebrand-Fest radica precisamente en ignorar este hecho.

El miedo individual (al asesinato, por ejemplo) debe distinguirse del "miedo existencial de clase", es decir, la temida desaparición de la clase social a la que se pertenece. Y el "temor existencial de clase", a su vez, debe distinguirse del sentimiento y la convicción de que ciertas condiciones sociopolíticas o "puramente políticas" deben modificarse para defender eficazmente los propios intereses de clase. Y no fueron las primeras formas de miedo, sino las segundas, las que motivaron el nombramiento de Hitler como Canciller del Reich. Este fue el motivo dominante para el nombramiento de Hitler como Canciller del Reich entre los miembros del consejo de administración del German and the Dresdner Bank, entre los líderes industriales de IG Farben, en los clubes de caballeros, entre los agrarios implicados en el escándalo de la Ayuda Oriental,xviii por no decir entre Hindenburg, Papen, Hugenberg, Thyssen y los generales. Nolte y sus compañeros no pueden proporcionar ni una pizca de prueba empírica de la tesis opuesta.

No hubo ningún "levantamiento revolucionario" en Alemania que a corto plazo amenazara el dominio de clase del capital, y mucho menos uno que pusiera en el orden del día el establecimiento de la "dictadura del proletariado". Tal auge solo existía en la retórica de la propaganda oficial del KPD-Comintern que ningún observador sobrio, ni en el campo de la burguesía ni en el de la clase obrera, creía. La realidad era la de un reflujo de la actividad de la clase proletaria, de una actitud defensiva de la clase obrera que, sin embargo, todavía tenía un impresionante potencial de autodefensa. La realidad se caracterizaba por la creciente amenaza que la crisis económica representaba para las condiciones generales de la acumulación de capital y las limitadas posibilidades de aumentar aún más la tasa de plusvalía, la tasa de explotación del trabajo humano. Esta limitación fue el resultado de los elementos restantes de la democracia parlamentaria. Aumentar radicalmente esta tasa de explotación era el principal objetivo social del gran capital. Para lograrlo, la democracia parlamentaria debía ser completamente desmantelada y todo el movimiento obrero organizado, incluyendo sus componentes moderados - no solo el 'bolchevismo' - debía ser destruido. Esto obligaría a los trabajadores a una "venta" de la mercancía "fuerza de trabajo" en los términos dictados por el Estado (o mejor dicho, permitiría al Estado burgués dictar el precio). Esta es la lógica económica/sociopolítica que subyace al nombramiento de Hitler como Canciller del Reich.xix

Una determinación más precisa de las causas relacionadas con la clase y la naturaleza de clase del Tercer Reich es en un doble sentido importante para un análisis de las condiciones que hicieron posible el genocidio de los judíos europeos: por un lado, es importante no dejar en segundo plano las condiciones técnico-administrativas para el asesinato en masa. El odio racial fanático y el antisemitismo no son en absoluto suficientes para hacer posible el asesinato masivo organizado industrialmente.xx El asesinato masivo requería una administración que funcionara eficientemente, un uso planificado de la red ferroviaria y la cooperación de la industria química y de la construcción que proporcionara a los verdaderos asesinos los instrumentos para matar. Ningún investigador serio puede afirmar hoy que estos cómplices no sabían para qué se les pedía ayuda. Si consideramos los esfuerzos casi fanáticos realizados por los empresarios para proteger a sus empresas de la intervención de las SS y de los de su calaña, y si los comparamos con la voluntad prácticamente ilimitada de cooperar en la construcción de los campos de exterminio y la deportación de los judíos, esta complicidad de la clase dirigente en el asesinato de los judíos europeos se hace especialmente evidente.xxi Por otra parte, es necesario examinar las estructuras mentales y las mentalidades imperantes que permitieron que alrededor de un millón de ciudadanos alemanes -ciudadanos de una nación con una gran tradición cultural- participaran indirectamente en ese asesinato en masa. La tesis de que estos cómplices se inspiraron en algún tipo de "nihilismo moral" es histórica y empíricamente insostenible.

Tal nihilismo puede ser asumido, en el mejor de los casos, por los verdaderos asesinos de la SS, y solo de manera limitada. Tal "nihilismo moral" no se encuentra entre los funcionarios, la administración del Reichsbahn de los ferrocarriles, los diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores, los ingenieros, los industriales, etc., que actuaron como cómplices de la deportación y el asesinato de los judíos... Repetimos: sin su ayuda estos horrores no podrían haberse realizado. Más que 'nihilistas', eran personas comprometidas con los 'valores morales elementales' de la clase dominante, y en particular con los de los estratos dirigentes tradicionales. Creían firmemente en conceptos como "honor", "lealtad", "amor a la patria", "sentido del deber", "disposición a hacer sacrificios". No es una contradicción, sino más bien una función de tal mentalidad que tales personas se convirtieron en cómplices de los crímenes nazis. Fe ilimitada en el Estado y disposición a obedecerlo incondicionalmente, conformismo ilimitado y nacionalismo radical: estas son las mentalidades que convirtieron a esta masa de sujetos cultos y semicultos en cómplices de los crímenes atroces del régimen nazi.xxii

Desafortunadamente, esto no es una excepción; hay una tendencia a reproducir las condiciones similares a las de los nazis. Recientemente, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Roy Stacy, declaró en Maputo, la capital de Mozambique, que el movimiento contrarrevolucionario 'Renamo', fundado por el antiguo régimen racista de Rodesia y apoyado por Sudáfrica, 'ha iniciado uno de los peores holocaustos desde la Segunda Guerra Mundial'. El New York Times del 23 de abril de 1988 escribió:

100.000 personas han sido masacradas en Mozambique, principalmente por la Renamo, un grupo rebelde que lleva a cabo una guerra en los matorrales contra el régimen de izquierda de Mozambique. Los civiles han sido disparados, acuchillados, con hachas, a bayonetazos, quemados, muertos de hambre, golpeados, ahogados y estrangulados. Casi un millón han huido al exilio. [...] Los sobrevivientes son llevados en manada a las áreas de "control", donde los hombres son esclavizados y las mujeres violadas. Orejas, labios, narices y extremidades son rebanadas para enseñar obediencia [...] Increíblemente, los rebeldes de Renamo son descritos como "luchadores por la libertad" por el senador Jesse Helms y un vociferante grupo de presión que ahora incluye al senador Bob Dole y al representante Jack Kemp.

Otra pieza del mosaico: El 3 de mayo de 1988, Le Pen declaró en Radio Monte Carlo que los rebeldes canacos deben ser "aniquilados" si no se rinden
(Le Monde, 5 de mayo de 1988).

¿Es tal comportamiento solo un resultado final del rechazo de los "valores superiores" (¡la religión!), es decir, de la expansión excesiva de la "razón pura", la "secularización" de un "mundo desencantado", en una palabra: de la Ilustración, como afirman no solo los ideólogos reaccionarios, sino también ciertos ex marxistas y, por desgracia, algunas feministas radicales? ¿O se trata, por el contrario, de una rebelión fundamentalmente irracional contra una racionalidad creciente que acompaña el desarrollo de la sociedad burguesa?

Ninguno de estos intentos de explicación se corresponde con el desarrollo real de la mentalidad que condujo al Tercer Reich y permitió su radicalización, que culminó en el asesinato en masa.

Para entender este desarrollo mental, debemos partir de una crítica a la tesis de Weber sobre la continua racionalización de la sociedad burguesa. La sociedad burguesa se caracteriza precisamente por la combinación de una creciente racionalidad parcial y una creciente irracionalidad total. En última instancia, esto se debe a la contradicción entre la socialización objetiva del trabajo y la apropiación privada. En otras palabras, se debe a la esencia misma de la economía de mercado capitalista, de la producción de mercancías, la propiedad privada y la competencia. Solo a la luz de esta combinación pueden entenderse fenómenos como el fascismo, el nacionalismo, la guerra mundial, la tolerancia de las crisis económicas prolongadas con la destrucción masiva de las fuerzas productivas humanas y materiales que las acompañan.

Es precisamente esta combinación la que sufrió un tremendo desarrollo en el Tercer Reich, en sus dos aspectos: una racionalidad parcial tremendamente aumentada en muchas áreas y una irracionalidad total absurdamente aumentada en otras, incluyendo el asesinato de judíos europeos. En estas áreas en particular, incluyendo la fase final de la Segunda Guerra Mundial que culminó con la orden de Hitler de una política de "tierra quemada" para destruir la industria y la infraestructura alemana, se encuentra la combinación de racionalidad parcial e irracionalidad total en una forma casi "químicamente pura".xxiii

Es cierto que las frustraciones causadas y alimentadas por la creciente racionalidad parcial y las numerosas contradicciones de la sociedad burguesa no pueden ser procesadas solo racionalmente. También conducen al inevitable redescubrimiento y renovado énfasis en las acciones humanas determinadas emocional e instintivamente. Siguiendo a los ideólogos llamados "conservadores revolucionarios", los nazis trataron de instrumentalizar esta tendencia mental para sus propios fines y los del imperialismo alemán. Pero no todo énfasis en los sentimientos y las pulsiones es necesariamente protofascista, misantrópico y destructivo. La lucha por la libertad sexual; el énfasis en la simpatía emocional y la solidaridad con todas las víctimas de la explotación y la opresión; un pacifismo alimentado por instintos elementales de autoconservación: todos estos no son impulsos puramente racionales, sino que, a diferencia de los de los reaccionarios, son afirmativos, no destruyen la vida, no glorifican la muerte, sino que son humanistas y altruistas, antifascistas y no protofascistas; de hecho, al menos tienden a ser anticapitalistas y no proimperialistas.

Así que no es el fatal surgimiento de momentos emocionales en la política lo que alimentó al fascismo. Son los sentimientos e impulsos específicos, y los mitos que los reflejan, los que llevaron a este resultado. Su hegemonía no es de ninguna manera históricamente segura. Su victoria no es en absoluto inevitable.

Aquí el propósito político de la revisión conservadora de la historia, que es el objeto de la disputa de los historiadores, se hace más claro. No es - como Franz-Josef Straussxxiv dijo - que ninguna nación pueda a largo plazo vivir con una "historia criminalizada". Es el comportamiento de la clase dirigente y sus secuaces el que está "criminalizado" por el desenmascaramiento de los crímenes nazis, no "la historia del pueblo alemán". Se podría afirmar que el pueblo soviético, los diferentes pueblos de la URSS, no pueden vivir con una "historia criminalizada", y por lo tanto los crímenes de Stalin deben ser minimizados. Afortunadamente, el desarrollo de la historiografía soviética y la opinión pública emergente en la URSS va en la dirección opuesta. El redescubrimiento de la verdad histórica sobre los crímenes de Stalin y su rigurosa exposición, la publicación de todos los textos pertinentes, por el contrario, elevan la confianza de la gente, incluido su orgullo nacional.

El verdadero objetivo de la revisión histórica conservadora es el redescubrimiento, el fortalecimiento y la rehabilitación de las mentalidades y estructuras intelectuales que hicieron posible el Tercer Reich. Debido a que los resultados de la investigación histórica sobre el nacionalsocialismo obstaculizan dicha rehabilitación, es necesario restarles importancia, sin ningún material empírico nuevo, pero en forma de una reinterpretación puramente ideológica. Para hablar con Rolf-Dieter Müller: El renacimiento de una visión nacional-conservadora de la historia pretende cubrir un nuevo énfasis en "valores eternos" como "el sentido del deber, la voluntad de hacer sacrificios, la mansedumbre, el conformismo". Y aquí las conexiones concretas entre tales 'valores' y las ideologías del Tercer Reich, incluyendo la autojustificación de Hitler, son por supuesto bastante desagradables para los neo-conservadores. De ahí la necesaria revisión.xxv

Un documento que resulta chocante precisamente por su banalidad, mendacidad, ilusión y estupidez, es la respuesta de Adolf Hitler a la advertencia del primer ministro francés Édouard Daladier sobre las consecuencias inimaginables de desencadenar una nueva guerra. El 27 de agosto de 1939, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, el Führer y Canciller del Reich alemán -que no es aún el "mayor general de todos los tiempos"- escribió las ominosas palabras: "... Pero le ruego que comprenda esto igualmente bien; no es posible para una nación de honor renunciar a casi dos millones de seres humanos y verlos maltratados en sus fronteras. Por lo tanto, he formulado una demanda precisa; Danzig y el Corredor deben regresar a Alemania... Pero me desesperaría por un futuro honorable para mi pueblo si, en tales circunstancias, no hubiéramos decidido resolver la cuestión de una manera u otra".xxvi

Solo en septiembre pasado, el mismo Hitler había declarado solemnemente que la cuestión de los Sudetes era "su última reivindicación territorial" en Europa: en ese momento no había ninguna mención de Gdansk o del Corredor. Sin embargo, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, Hitler ya declaró en círculos íntimos que no se trataba en absoluto de Gdansk.

Aquí los valores tradicionales de la clase dominante ("honor", "patriotismo", "defensa de la patria", "fuerza marcial", "deber", "nacionalismo", "sacrificio", etc.) fueron seguidos hasta sus últimas consecuencias inhumanas: primero la destrucción masiva de otros pueblos; luego la destrucción masiva de la propia gente; finalmente la autodestrucción. ¿Era esto tan difícil de prever en 1939, o en los años 1930-1933, si no antes? ¿No lo previeron los contemporáneos más inteligentes - León Trotsky, Fritz Sternberg, Paul Levi, August Talheimer, Kurt Tucholsky, Paul Frölich?xxvii Si la clase dirigente de Alemania, sus grandes industriales, banqueros, generales, jefes del ejecutivo, los principales agrarios de Elba Oriental, personas como Hindenburg, Schacht, Papen, Hugenberg, Thyssen, Kirdorf, hubieran podido imaginar una imagen de Alemania en la primavera de 1945, imagen a la que inevitablemente condujo la toma del poder por parte de Hitler en 1933 y el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, ¿habría ocurrido esta miseria inimaginable y evitable?

El destino de la humanidad está en manos humanas. Exactamente como marxistas y defensores del materialismo histórico, estamos convencidos de que la gente hace su propia historia. Para evitar que esta conduzca a la autodestrucción total que sin duda nos amenaza en la era de las armas de destrucción masiva, una biosfera en peligro y el hambre masiva en el Tercer Mundo, cada individuo todavía puede optar por una dirección racional del proceso histórico hacia la seguridad en lugar de hacia el suicidio de la humanidad. Sin embargo, para aquellos atrapados en los prejuicios de clase, la arrogancia social y la estrechez de miras de los filisteos, esto requiere un gran esfuerzo intelectual y moral. Pero aquellos que no son capaces de hacerlo no deben culpar a otros por sus propios crímenes o los de sus compañeros.

El camino de la vida no es el de los "valores eternos" de la clase dirigente; estos conducen directamente a la muerte. Es el de un creciente control consciente sobre el destino humano y sobre la historia, de más y no menos racionalidad, combinado con una lucha implacable por la emancipación radical, es decir, con una lucha continua contra todas las condiciones inhumanas y degradantes. Es el camino de la desobediencia, la revuelta, la rebelión, una rebelión que reconoció correcta y científicamente las condiciones previas para la emancipación. Este es el camino de la revolución socialista.

Papel decisivo de la Primera Guerra Mundial

El 'Prius'xxviii construido por el Prof. Nolte-1917 es anterior a 1933, 1941-42-no solo por las razones arriba mencionadas es infundado. Es sobre todo infundado porque excluye un Prius obvio: ¡1914! Nuestros neoconservadores (¿y quizás también los liberales?) se sienten incómodos con esto, porque ninguno de ellos puede culpar a los "bolcheviques", "marxistas" o "socialistas" por la Primera Guerra Mundial. Como todo el mundo sabe hoy en día, la Primera Guerra Mundial fue puramente un producto de la política de gran potencia, de la razón de ser del Estado, de la carrera de armamentos, de la competencia imperialista. Pero sin la Primera Guerra Mundial, Hitler y el Tercer Reich habrían sido impensables.

Hitler fue un entusiasta partidario y defensor de la guerra. Solo esta guerra dio forma y contenido concreto a sus confusas nociones völkisch y raciales-biológicas. No "el miedo a la tiranía bolchevique", sino el culto a la violencia como medio para hacer cumplir la "ley del más fuerte", basada en el darwinismo social, fue la base de su violento autoritarismo. La defensa entusiasta de la guerra jugó un papel decisivo en esto. La defensa y la afirmación de la guerra en general y de la Primera Guerra Mundial en particular; la indignación por la guerra perdida "injustamente", supuestamente causada por una "puñalada por la espalda" (más tarde, la derrota en Stalingrado también se califica como un "destino injusto"; pero esta vez sin una "puñalada por la espalda", excepto la de sus propios generales en lugar de "judíos y marxistas"); rebelión contra la "desgracia de Versalles"; eliminación de los "criminales de noviembre" que aceptaron esta "desgracia"; preparación para la conquista del "espacio vital" oriental: Estos son, como es bien sabido, los pasos en la formación de la doctrina política de Hitler, los pasos en su formación como político, reuniendo su base de masas inicial, y construyendo una alianza con facciones significativas de la burguesía y la pequeña burguesía ya antes del colapso de la República de Weimar. Solo en este contexto general puede reconocerse y explicarse la tendencia a la hipóstasis de la violencia, tal como se expresó en el Tercer Reich, la Segunda Guerra Mundial y Auschwitz. No vino como un rayo de un cielo azul. Fue el resultado final de una desviación fundamental de aquellas tendencias civilizatorias de la historia moderna que habían alcanzado nuevas alturas en la era liberal-capitalista, pero que fueron interrumpidas brutalmente por el desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial.

El 1 de agosto de 1914 y el entusiasmo chovinista que lo acompañó, la aceptación de la matanza masiva sin sentido y la destrucción desenfrenada forman la mayor ruptura de la historia contemporánea. Fue el primer paso decisivo hacia la barbarie. Sin él, Hitler no habría existido.

Sigue siendo un mérito histórico de los socialistas e internacionalistas consecuentes que ellos, tempranamente y sin vacilación, advirtieron a sus camaradas, a su clase y a toda la humanidad de estos terribles peligros. Muchos de los mejores entre ellos -Jean Jaurès, Karl Liebknecht, Rosa Luxemburg, Hugo Haase, Leon Trotsky, Antonio Gramsci- lo pagaron con sus vidas. En este contexto, nos gustaría citar solo dos de las innumerables citas que documentan esta actitud:

“...debemos temblar al pensar en la catástrofe a la que una guerra europea de hoy podría arrastrar a la gente. Ustedes han experimentado la guerra en los Balcanes - casi un ejército entero pereció allí, algunos en los campos de batalla, otros en camas de hospital, un ejército de 300.000 soldados partió, se perdió en los campos de batalla, en las trincheras de la carretera o como víctimas del tifus en camas de hospital 100.000 de 300.000 personas. Piense en el desastre que esto significaría para Europa: ya no sería un ejército de 300.000 hombres, como en los Balcanes, sino cuatro, cinco, seis ejércitos con dos millones de personas. ¡Qué desastre, qué carnicería, qué destrucción, qué barbarie!". (Jean Jaurès)

La escena ha cambiado fundamentalmente. La marcha de seis semanas a París se ha convertido en un drama mundial. La matanza masiva se ha convertido en el fastidioso y monótono negocio del día y el final no está cerca. El arte escénico burgués se mantiene firme en su propio tornillo de banco. Los espíritus invocados ya no pueden ser exorcizados. El forraje de cañón cargado en los trenes en agosto y septiembre se está moldeando en los campos de exterminio de Bélgica, los Vosgos y los lagos de Masuria, donde los beneficios están brotando como la mala hierba. Es cuestión de llevar la cosecha al granero rápidamente. Al otro lado del océano se extienden miles de manos codiciosas para recogerla.

El negocio prospera en las ruinas. Las ciudades se convierten en pilas de ruinas; los pueblos en cementerios; los países, en desiertos; las poblaciones convertidas en mendigos; las iglesias, establos de caballos. El derecho internacional, los tratados y las alianzas, las palabras más sagradas y la máxima autoridad se han hecho añicos. Todo soberano "por la gracia de Dios" es llamado canalla y mentiroso por su primo del otro lado. Cada diplomático es un astuto bribón para sus colegas del otro lado. Cada gobierno ve a los demás como condenando a su propio pueblo y digno solo del desprecio universal. Hay disturbios por comida en Venecia, en Lisboa, Moscú, Singapur. Hay plaga en Rusia, y miseria y desesperación por todas partes.

“Violada, deshonrada, nadando en sangre, chorreando suciedad, ahí está la sociedad burguesa. Esto es todo [en realidad]. No todo es picante y moral, con pretensiones de cultura, filosofía, ética, orden, paz y el estado de derecho, sino la bestia salvaje, el sabbat de la anarquía de las brujas, una plaga para la cultura y la humanidad. Así se revela en su verdadera, su forma desnuda". (Rosa Luxemburgo)xxix

Las tendencias históricas en cuyo término (provisional) se encuentran el Tercer Reich y Auschwitz se denominan "imperialismo" en términos económicos y sociopolíticos y "nacionalismo" (chovinismo) en términos ideológicos y psicológicos de masas. Siguiendo con el Historikerstreit, Jürgen Habermas recordó las raíces intelectuales y psicológicas del nacionalismo en los siglos XVIII y XIX.xxx Añadiríamos a sus observaciones que este nacionalismo emergente coincidía con los intereses económicos de la burguesía moderna en la formación de un mercado nacional unificado (estado-nación). A la burguesía también le interesaba reducir los antagonismos de clase, especialmente entre el campesinado y la pequeña burguesía urbana y el "cuarto estado" (el proletariado emergente) mediante la formación de una ideología común que negara en parte tales antagonismos, y construir un frente común contra la nobleza y la monarquía. Hay pruebas de que los más astutos representantes de la burguesía lo entendieron conscientemente.xxxi

Jürgen Habermas intenta limitar la lógica del nacionalismo violento señalando la legitimidad constitucional del poder estatal en la República Federal de Alemania, en contraste con la fuerza supuestamente legitimada por los "intereses nacionales". Pero al hacerlo, no puede de ninguna manera superar la dinámica fundamentalmente inhumana de la razón de Estado. Max Weber ya afirmó claramente que el Estado tiene el derecho (monopolio) de usar la fuerza, "siempre que se base en leyes que puedan ser modificadas".xxxii

Con su "ética de la responsabilidad" Weber no solo justificó la Guerra Mundial sino también las guerras coloniales. La Cuarta República Francesa fue sin duda un "estado constitucional" con una constitución democrática en el sentido weberiano - habermasiano. Pero, como ellos mismos admitieron, eso no impidió que sus representantes llevaran a cabo torturas masivas en Argelia. En un sentido más limitado, lo mismo se repite en el Estado constitucional de España con el uso de la fuerza contra los nacionalistas vascos y en el Estado constitucional de Israel contra los palestinos. En la República de Weimar, con su "constitución más democrática del mundo", no solo los protofascistas, sino también algunas partes del Reichswehr pudieron cometer impunemente ejecuciones masivas de prisioneros, incluso de mujeres y enfermeras; basta pensar en la sangrienta violencia del general Oskar von Watter durante la represión de la sublevación del Ruhr en 1920.

La experiencia demuestra que la dogmática de la razón de estado, aunque esté constitucionalmente asegurada, abre el camino a la inhumanidad tan pronto como se cruza cierto umbral de tensiones sociales y políticas. La razón de estado estuvo en la cuna de los nazis, como lo estuvo en la cuna de Stalin.

La principal lección que se puede extraer de este capítulo luctuoso de la historia del siglo XX es que debemos rechazar la validez universal de las razones de estado como criterio para la acción práctica. En su lugar, debe ser sustituido por el juicio crítico de las acciones concretas. Como regla general: toda forma de tortura, fusilamiento de prisioneros y otras atrocidades de este tipo son crímenes contra la humanidad, aunque sean cometidos por representantes de gobiernos "democráticos" constitucionales; contra ellos todos tienen no solo el derecho sino también el deber de resistencia, rebelión, negativa a cooperar, de desobediencia total.

Debe recordarse - como lo hizo Bernd Rüthersxxxiii que también en el Tercer Reich la mayoría de los crímenes nazis estaban 'legalmente' justificados y asegurados, con la abierta asistencia de profesores de derecho y jueces, así como de altos funcionarios. Entre la ley formal y los preceptos elementales de la humanidad, la prioridad absoluta pertenece a estos últimos. Los que, siguiendo a Goethe, siguen creyendo que el desorden es peor que la injusticia no han sacado todavía las conclusiones de Hitler, y están mentalmente preparados para aceptar que los primeros actos de la gran tragedia se repetirán, aunque retrocedan horrorizados ante el último acto.

Así pues, Habermas no reconoce la transformación del nacionalismo durante los últimos decenios del siglo XIX de una ideología universalista a una ideología elitista de dominación. En principio, la primera concede a todos los pueblos y nacionalidades el derecho a la autodeterminación y al autogobierno; implica, por tanto, un proyecto político situado bajo los conceptos generales de democratización y emancipación. Sin embargo, la segunda divide a la humanidad en, por una parte, Herrenvölker, con un "derecho" a los imperios colonial y mundial, cuyo territorio se extiende mucho más allá de las zonas en las que son mayoría, y, por otra parte, los "subhumanos", a los que no se les concede ni el derecho a la condición de Estado ni el derecho a la libre determinación. Así pues, tal proyecto excluye la extensión de la democratización y la emancipación. Por el contrario, promueve formas de gobierno violentas y autoritarias, formas de gobierno que tienden a regresar de la periferia colonial a la patria colonial. Esta transformación del nacionalismo ya era inconfundible en la tradición völkisch panalemana de la que surgió el nacionalsocialismo. Con los propios nazis, alcanzó una radicalidad extrema.

De nuevo, esto es obviamente la transformación ideológica de un desarrollo económico. Como es bien sabido, uno de los inspiradores de la doctrina nazi en este sentido fue el experto en derecho constitucional Carl Schmitt. Su concepción del derecho internacional como la prohibición de la intervención de las potencias solo en un Grossraum ("gran espacio") ajeno a ellas es claramente apologética y justifica la reivindicación de hegemonía europea por parte del imperialismo alemán. Esta reivindicación no era principalmente, ni siquiera principalmente, "puramente" territorial. Se trataba más bien de controlar los recursos, las materias primas y las reservas de mano de obra adicional, de poseer fábricas, bancos y empresas, de permitir el dominio completo de los movimientos de capital y las inversiones, de determinar políticas monetarias, comerciales y aduaneras favorables en el Grossraum controlado por Alemania. Es el imperialismo sin disculpas, el imperialismo en su forma más pura y desnuda.

Este imperialismo, a su vez, está estructuralmente ligado a las formas cambiantes de la industria y la banca, la aparición del capital financiero, el aumento cualitativo de la concentración y la centralización del capital y la aparición de grupos empresariales poderosos, la disminución de la competencia de precios en favor de la dominación del mercado, la creciente instrumentalización del poder estatal por el gran capital en sus propios intereses, etc. etc. Todos esos procesos fueron visibles prácticamente al mismo tiempo en diferentes países y en diferentes continentes. En todas partes conducen a justificaciones políticas, ideológicas y jurídicas similares, aunque con muchas variaciones, desde el concepto de Mittel-Europa de Naumann hasta el extremismo völkisch-schmittian-nazi.

El deseo imperialista de poder y expansión, que subyace a todas esas ideologías, es innegable. En el marco histórico más amplio del desarrollo de la ideología y la mentalidad, la transformación del nacionalismo de universalista a elitista y hegemónico puede considerarse como un paso más en el desarrollo de los dobles raseros que han dominado la historia hasta ahora. Independientemente de todas las supuestas normas éticas universales, en el ámbito de las relaciones sociales más amplias, especialmente en el caso de las relaciones entre Estados, pero también en las luchas de clases, la práctica corresponde a "reglas morales" (o más bien: reglas amorales o inmorales) fundamentalmente diferentes de las proclamadas para la esfera privada. Sigue "principios" tales como "la necesidad no conoce ley"; "mi país, bien o mal"; "destino manifiesto", etc. Los intentos de limitar, al menos parcialmente, el alcance de este doble rasero mediante disposiciones constitucionales y tratados internacionales han tenido hasta ahora poco éxito. Los intentos de justificar las reivindicaciones de las grandes potencias en el plano internacional muestran el grado de desarrollo de este doble rasero.

Sin embargo, hay una tendencia histórica que va en contra de esta doble moral cada vez más amplia y de su aceptación de la violencia inhumana: la de la demanda de una moral universal, válida para todas las condiciones humanas, sin distinguir entre "en grupo" y "fuera de grupo". Mientras que en el pasado esta demanda fue planteada en un nivel puramente teórico por filósofos, fundadores de religiones y profetas, fuera de la esfera de la ideología solo los grupos más pequeños experimentaron verdaderos pasos iniciales hacia su realización. Pero un punto de ruptura fue la aparición del proletariado moderno y el movimiento obrero moderno. Por primera vez en la historia las reglas de una moral universalista se extendieron a millones de personas.xxxiv Se intentó conscientemente practicar una moral universalista, más allá de las fronteras del estado y la nación.

Este gran intento de superación universalista de la doble moral ha tenido hasta ahora solo un éxito parcial. Pero no es cierto que haya fracasado completamente, que no haya tenido ningún impacto práctico. Grandes masas proletarias, voluntaria y conscientemente, practicaron un internacionalismo que fue una constante del siglo XX.xxxv Se expresó en numerosos ejemplos del siglo XX, empezando por la prevención de una intervención militar de Suecia contra la separación de Noruega en 1906, vinculada a la amenaza de una huelga general de los trabajadores suecos; la huelga general de los trabajadores italianos que se negaron a transportar armas durante la guerra turco-italiana de 1912-1913; la prevención de una intervención militar británica contra la Rusia soviética en 1920 mediante la preparación de una huelga general de los sindicatos británicos, la amplia solidaridad internacional con la lucha de los obreros y los campesinos durante la guerra civil española de 1936-38 y el movimiento de solidaridad internacional con el pueblo vietnamita contra la intervención de los Estados Unidos durante 1965-1976.

Sin embargo, el alcance y el éxito o fracaso relativo de esos intentos de internacionalismo práctico dependen de varios factores diferentes. Siguen siendo específicos de ciertas situaciones; no pudieron evitar dos terribles guerras mundiales. Como tales, no representan todavía el momento que determina el comportamiento de las masas contemporáneas. Pero son un momento -a veces latente (potencial), otras veces realizado - de esta historia. La supervivencia física de la humanidad en la era de las armas de destrucción masiva depende de que este internacionalismo se practique realmente, de que prevalezca hasta el punto de que el uso de la violencia masiva, principalmente la guerra, se haga imposible por la suspensión y la prevención de la producción de armas. En nuestra opinión, esto está inseparablemente ligado a la toma del poder por parte de los trabajadores y al control de los principales medios de producción.

Estas no son digresiones del tema de la "disputa de los historiadores". Una de las tesis, si se me permite decirlo, impertinentes que se plantean en este Historikerstreit es precisamente el intento de presentar a Hitler y su violento régimen, si no al fascismo, como un fenómeno político más general del siglo XX, como un producto del socialismo y del movimiento obrero moderno, con el endeble pretexto de que ambos fueron reacciones contra la "revolución liberal" que prioriza por encima de todo los derechos del individuo.xxxvi

Para realizar este salto mortal histórico sin romperse una pierna, el Prof. Nolte y sus compañeros deben, sin embargo, excluir de sus consideraciones todo el problema del nacionalismo/internacionalismo. Es imposible ver a Hitler de otra manera que no sea como un producto y exponente del nacionalismo y chovinismo hegemónico. Es igualmente imposible negar la conexión causal entre el movimiento obrero moderno y la expansión masiva del internacionalismo. Lejos de ser en ningún sentido un producto de este movimiento obrero, el fascismo y el hitlerismo son la reacción más radical contra ellos en la historia del pensamiento. Esto se expresa abierta y claramente en la lucha de Hitler contra el marxismo como propagandista de un internacionalismo "desintegrador".xxxvii

El redescubrimiento del nacionalismo como valor "positivo" corresponde a una cierta dimensión internacional del giro neoconservador: la mayor autonomía del imperialismo de Alemania Occidental, que corresponde a las relaciones de poder económico cambiadas. Esta mayor autonomía requiere una mayor confianza ideológica en sí mismo, es decir, una mayor (auto)comprensión de la "legitimidad" de la historia de su propio imperialismo.

Pero los límites de esta mayor autonomía siguen estando determinados por la necesidad, como resultado del equilibrio global de poder, de actuar como parte de una alianza imperialista. Se trata, pues, de un nacionalismo moderadamente "democrático" que se extiende entre los neoconservadores; un nacionalismo aceptable para Reagan, la Sra. Thatcher, Chirac, si no también para Mitterand, un nacionalismo de la OTAN y no un neonazismo. Pero ideológicamente, si no políticamente, el primero vierte agua en los molinos del segundo. Forma el terreno fértil para el segundo, haciéndolo de nuevo parcialmente aceptable. Y Habermas sigue siendo bastante impotente ante esta tendencia elemental mientras contraponga una lealtad "de izquierda" a la OTAN a una de derecha: "La apertura sin reservas de la República Federal a la cultura política de Occidente es el gran logro intelectual de la posguerra, del que mi generación en particular podría estar orgullosa [...] El único patriotismo que no nos aleja de Occidente es un patriotismo constitucional".xxxviii

Historización y disculpas

¿Tiene algún intento de explicar histórica y sociológicamente el fascismo en general y la dictadura nazi en particular un aspecto apologético, tendiente a relativizar la responsabilidad de Hitler, de los nazis, del Tercer Reich en general y de sus gobernantes por todos los crímenes cometidos? Esto depende de cuál sea el contenido de esta "historización".xxxix

Toda historización del Tercer Reich que equivale a un determinismo histórico - ya sea que se base en razones de naturaleza geopolítica,xl vulgar-marxista (economicista) o en una historia de las mentalidades - tiene ciertamente, al menos en parte, una dimensión apologética. Cuando las clases y los individuos se encuentran en una situación en la que prácticamente no tienen elección, tampoco se les puede criticar por haber hecho una mala elección (o al menos no con gran severidad).

Rechazamos estrictamente un fatalismo histórico tan profundo; no corresponde a las condiciones reales de los años 1930-1933, 1918-1923, 1914, e incluso más allá en el pasado. Lo mismo se aplica con mayor fuerza a los años 1936-39 y a todo el curso de la Segunda Guerra Mundial. Las clases, las facciones de clase, los partidos, los dirigentes de los partidos y los estados pudieron elegir de hecho y de forma demostrable entre diferentes opciones, entre variantes de comportamiento y decisiones. La forma en que eligieron, al menos, tuvo consecuencias en el curso posterior de los acontecimientos. Si este curso de los acontecimientos conduce a consecuencias radicalmente negativas y destructivas desde cualquier punto de vista, ya sea el de sus propios intereses de clase, el de los intereses "nacionales" o el de los intereses de la humanidad en su conjunto, no hay duda de que existe una culpa grave y decisiva de estas consecuencias.

El intento de historizar el dominio nazi, es decir, de explicarlo históricamente, conduce al rechazo radical de cualquier justificación si se explica de manera convincente la responsabilidad especial de clases sociales concretas -fracciones de clase, dirigentes del partido e individuos- en la fundación y el funcionamiento del Tercer Reich. Por otra parte, es precisamente la tesis de que el régimen de Hitler se caracterizó por su total irracionalidad, de que la mente humana es incapaz de captar y explicar las causas y el alcance de los crímenes nazis, lo que lleva a conclusiones que hacen más difícil la lucha contra el fascismo.

Es comprensible que, dada la escala de los crímenes nazis, el odio a los nazis sustituya al análisis científico de las causas y consecuencias del Tercer Reich. Pero el odio ciega. La ceguera no lo hace más fácil; hace más difícil la lucha contra el fascismo. Más bien, se requiere un máximo de armas intelectuales -incluyendo el conocimiento científico- para hacer la lucha despiadada contra el fascismo lo más efectiva posible. No hay contradicción alguna entre la indignación moral y el compromiso político por un lado, y la estricta objetividad científica en la investigación y la formulación de sus resultados por otro. Al contrario: cuanto más precisamente se analice científicamente el fascismo y se explique y reconozca ampliamente, más eficazmente se podrá combatir. Precisamente por esta razón, la ciencia no debe estar sujeta a ninguna condición previa "partidista", no debe ser obstaculizada o restringida en su investigación por tales condiciones previas. Solo si obedece exclusivamente a imperativos científicos puede proporcionar armas eficaces en la lucha contra el fascismo.

Esto es tanto más necesario porque el útero que dio a luz a este monstruo es, de hecho, todavía fértil. Uno puede leer en los informes anuales de Amnistía Internacional sobre la expansión de la tortura en el mundo, o estudiar los libros más importantes sobre las prácticas de las dictaduras militares de Argentina y Brasilxli, y darse cuenta de que treinta años después de la caída del Tercer Reich, los generales argentinos afirman con toda seriedad que detrás del movimiento guerrillero nacionalista-populista de los Montoneros no solo hay una conspiración comunista internacional, sino también una conspiración judía internacional que pretende establecer un nuevo estado judío en la Patagonia.xlii Debemos reconocer cuán profundas son las raíces del fascismo en el orden social existente y darnos cuenta del peligro de su crecimiento, si no de una renovación de su lucha por el poder.

Aquí nos encontramos de nuevo con el problema de la llamada singularidad de la violencia nacionalsocialista, de una definición más precisa de este concepto y sus limitaciones. Como dijimos, el asesinato sistemático de seis millones de judíos europeos simplemente por su descendencia es sin duda único en la historia.xliii Pero no puede separarse de la naturaleza del Tercer Reich. En su esencia y en su autoconcepción, este era un Estado imperialista, terrorista y fundamentalmente autoritario que, utilizando justificaciones ideológicas, institucionalizó y elevó a doctrina estatal el uso sistemático de la violencia contra sus enemigos, reales, supuestos o presuntos, en el país y en el extranjero.xliv

Esta tendencia, cuyo producto final es el asesinato masivo de judíos europeos, no es de ninguna manera única. Desde finales del siglo XIX y principios del XX ha aparecido en muchos estados imperialistas, aunque en su mayoría solo en forma germinal. Acontecimientos concretos y publicaciones dan fe de ello. Esto se remonta al colonialismo temprano y al exterminio masivo de los pueblos indígenas de los territorios colonizados, a sus racionalizaciones ideológicas y a todo el sistema de deshumanización de las víctimas.

Situar el Tercer Reich en este contexto histórico, plantea dos preguntas: ¿Por qué el resultado final (preliminar) de la tendencia histórica general del imperialismo (capitalismo tardío) conduce a la barbarie en Alemania y no en otros lugares? Y: ¿pueden repetirse horrores similares en otros lugares en el futuro? Solo podemos responder correctamente a ambas preguntas si partimos de la comprensión de la dialéctica de lo general y lo particular en el proceso histórico.

La especificidad de la historia alemana moderna radica en la combinación del fracaso de una revolución burguesa radical (nacional-democrática) como resultado de las derrotas de la Guerra de los Campesinos Alemanes y de la Revolución de 1848, así como el crecimiento por encima de la media de la gran industria y los grandes bancos alemanes tras la unificación alemana en 1871. Esta combinación condujo, por un lado, a una penetración tardía pero extremadamente dinámica del capital alemán en el mercado mundial. El imperialismo alemán presionó desde el principio por una nueva división de las esferas de influencia existentes. Por otra parte, dio lugar a una estructura específica del Estado burgués, en la que, en comparación con Gran Bretaña, Francia e Italia, por no hablar de los Estados Unidos, el peso específico de los estratos y mentalidades precapitalistas, en concreto los Junkers de Elba Oriental y la casta militar prusiana (que desempeñó un papel decisivo en la fundación del Reich)xlv era desproporcionado.

Esto ciertamente no significa que el militarismo imperialista solo puede ser entendido como el producto de un militarismo pre-burgués y semi-feudal.xlvi Es un producto "puro" del propio imperialismo. Pero en cada estado sus características específicas corresponden en parte a la estructura específica de la clase dominante local y especialmente a la casta de los oficiales, su origen social, su mentalidad particular. Por lo tanto, las características específicas del imperialismo son producto del origen histórico concreto y del desarrollo histórico concreto de un Estado burgués e imperialista.

Esto dio al inevitable impulso expansivo del gran capital alemán para redividir el mercado mundial una tendencia agresivo-militar especialmente fuerte, como ya era evidente en la Alemania de Wilhelmina. El impulso para conquistar una esfera de influencia más amplia en el mercado mundial tendía cada vez más a "agarrar" el control del mercado mundial, como dijo convincentemente el profesor Fritz Fischer.xlvii De todas las personas, el profesor Hiligruber, uno de los camaradas de armas del profesor Nolte en el intento de restar importancia, al menos parcialmente, a los crímenes nazis, ha demostrado convincentemente esta continuidad entre las aspiraciones globales del gran capital de Guillermo y las del gran capital del Tercer Reich.xlviii

El objeto central, la base material de esta toma de control del mercado mundial, fue en ambas fases el Este europeo, en primer lugar Rusia. Esto hace que la renovada tesis apologética, tomada de la propaganda nazi, del llamado carácter preventivo del ataque nazi a la Unión Soviética sea históricamente insostenible.xlix Empíricamente, esta tesis es refutada por el hecho de que la orden de preparar la operación Barbarrojal fue dada ya en julio de 1940, cuando era imposible hablar de ningún tipo de acumulación del Ejército Rojo en la frontera occidental de la URSS.

La subsiguiente acumulación de fuerzas del Ejército Rojo en su frontera occidental fue una respuesta defensiva necesaria, ya que los preparativos de Hitler para una invasión se dieron a conocer a los dirigentes soviéticos (¡la eficacia militar-estratégica de esta respuesta es otra cuestión!). Esto se confirma por el comportamiento militar, diplomático, comercial, ideológico-propagandístico del gobierno soviético y especialmente el de Stalin antes e inmediatamente después del 22 de junio de 1941. Lo confirma también el hecho de que entre las decenas de miles de documentos incautados por la Wehrmacht alemana durante los primeros meses de la guerra -cuando penetró profundamente en el territorio soviético- no se encontró ninguna prueba de planes para atacar a Alemania.

Pero el intento alemán de hacerse con el poder mundial no es en absoluto un fenómeno concomitante del imperialismo o del capitalismo tardío del siglo XX que se limita al gran capital alemán. Al menos para el imperialismo británico, japonés y estadounidense pueden demostrarse intentos similares.li La forma específica que adopta este impulso hacia la dominación mundial para cada una de estas potencias imperialistas líderes está además determinada por las relaciones de poder existentes y las características históricas de las clases dominantes y las facciones de clase. Pero en general, se trata de una tendencia de la era imperialista y de su infraestructura económica y tecnológica.lii En el imperialismo, vemos cómo la creciente producción de armas crea un mercado "adicional" durante las fases de depresión prolongada y cómo la tecnología y la industria se orientan hacia una potencial y rápida acumulación militar.

Por esta razón, la observación de la singularidad de los crímenes nazis no debe oscurecer una visión de las tendencias similares, aunque no idénticas, de otras potencias imperialistas. Esa actitud no tiene nada que ver con ninguna concesión al nazismo o al neonazismo, pero es esencial para un enfoque científico y humanista de la historia del siglo XX. No se trata de negar de alguna manera la responsabilidad particular del imperialismo alemán en la Segunda Guerra Mundial. Los intentos de los historiadores anglosajones "revisionistas", primero Taylor y Hoggan y más tarde Irving, de poner esta culpa en perspectiva, son científicamente erróneos e insostenibles.liii El historiador suizo Walter Hofer los ha refutado completamente.liv

Debemos subrayar que las mentalidades particulares que acompañan, y en cierta medida sustentan, la tendencia hacia un Estado autoritario y violento -mentalidades que son un prerrequisito para su funcionamiento eficiente- están en gran medida determinadas o pre-condicionadas por las necesidades y aparatos de la clase dirigente (incluyendo, por supuesto, sus aparatos ideológicos). Esto es así a pesar de la relativa autonomía de los fenómenos políticos e ideológicos. Esto queda claro cuando se compara el desarrollo histórico de las mentalidades en los Estados Unidos e incluso en Gran Bretaña en los últimos años con el de la República de Weimar.

No hay duda de que la creencia en la autoridad, la mansedumbre, la obediencia ciega, la miopía nacionalista y la falta de coraje moral prevalecieron entre las clases dirigentes alemanas, y entre las clases medias que dominaban ideológicamente. Esto, a su vez, reflejaba toda la miseria histórica de la burguesía alemana desde el siglo XVI, aunque también existía una tendencia opuesta y minoritaria entre los liberales alemanes y, en cierta medida, entre los católicos. En Italia, donde la actitud popular hacia el "orden estatal" era más bien negativa (después de siglos de dominio extranjero) y donde la gente estaba acostumbrada a la desobediencia y al escepticismo hacia la ley, sobrevivió el 85% de los judíos. Eichmann se expresó en términos típicos cuando se quejó de que los italianos "carecían del mínimo de honestidad" (¡!) necesaria para llevar a cabo sus planes. Sin embargo, aquí chocan dos conceptos de "honestidad": el de la obediencia ciega a la autoridad y al poder del Estado y el de los deberes morales superiores del hombre.lv En los países anglosajones (y en particular en Francia), a raíz del éxito de las revoluciones de 1643/1688, 1776 y 1789, la burguesía y las clases medias se caracterizaron por una mentalidad que daba más importancia a la libertad individual y desconfiaba más del Estado y de los militares. Pero a esta tendencia se sumaba una tradición minoritaria (en parte de origen abiertamente contrarrevolucionario), que -al igual que la prusiana- se caracterizaba por la fe ciega en el Estado y la admiración por los militares y la guerra (baste pensar en los síntomas político-ideológicos de las dificultades de la colonia británica en relación con la dominación británica en la India, en fenómenos similares durante el asunto francés Dreyfus; o en la peculiar mentalidad difundida en los Estados Unidos por el Presidente Theodore Roosevelt en relación con la conquista de Filipinas, etc.).

No se puede dejar de notar que, como resultado de la reciente ofensiva ideológica neoconservadora en Francia, Gran Bretaña y especialmente en los Estados Unidos, se está extendiendo cada vez más la tendencia a ir en contra de esta tradición histórica de la burguesía, tanto entre la clase dominante como entre las clases medias. Esto no se limita en absoluto a los grupos marginales aislados de la llamada franja lunática. El examen detallado de la evolución política interna de Gran Bretaña y de los Estados Unidos muestra un número creciente de militares destacados, políticos y grandes capitalistas con tendencias similares a las de la República de Weimar. Desde el asunto Watergate y el ascenso al poder de Thatcher, a más tardar, se ha producido un notable aumento de la creencia en la autoridad, la obediencia ciega, si no el desprecio, de las libertades democráticas, y una creciente voluntad de sacrificarlos en el altar de la "seguridad del Estado" y la "necesidad".

No se puede excluir completamente que en el curso de las crisis estructurales cada vez más profundas del modo de producción tardocapitalista y del creciente deterioro de la acumulación "normal" de capital, se produzca un cambio cualitativo de la relación de fuerzas, en perjuicio de la clase dependiente del salario. Las graves derrotas del movimiento obrero y de los "nuevos movimientos sociales" podrían permitir a los aventureros políticos irracionales y fanáticos volver a tomar el poder en los principales Estados imperialistas.lvi

Ciertamente, el resultado del escándalo Watergate y el asunto Irangate muestran que estas tendencias no son todavía dominantes en Occidente. Tampoco lo eran en la República de Weimar antes de 1923 o 1929. Su existencia y expansión debería dar lugar a una profunda preocupación antes de que sea demasiado tarde. Nuestra tesis de la repetibilidad de dictaduras extremadamente violentas en el capitalismo tardío, aunque posiblemente no en formas idénticas a las del fascismo y el nacionalsocialismo, debe entenderse como un llamamiento a la vigilancia y la resistencia cuando todavía hay tiempo y oportunidad de hacerlo. En este sentido, es un arma para una lucha efectiva por la democracia y los derechos humanos. Un enfoque poco histórico de la aparición del Tercer Reich, que hace absoluta su singularidad, dificulta la lucha contra el peligro renovado y contra la continua tendencia a la recaída en la barbarie.
 

Traducido de la versión inglesa por Movimiento Revolucionario de los Trabajadores – Ecuador


NOTAS:

i [Véase también ‘The Uniqueness of Auschwitz: Hypotheses, problems and wrong turns in historical research’, en: Enzo Traverso, Critique of Modern Barbarism. Essays on Fascism, anti-Semitism and the use of History (Amsterdam, 2019). Notas entre paréntesis de Alex de Jong]

ii Las contribuciones más importantes al Historikerstreit, a las que nos referimos aquí, están recopiladas en una antología de Piper-Verlag (Munich/Zurich, 1987) con el mismo título. Véase también la antología Dan Diner (ed) Ist der Nationalsozialismus Geschichte? (Fráncfort del Meno, 1987). [Edición en inglés: Ernst Piper (ed), Forever in the shadow of Hitler?: original documents of the Historikerstreit, the controversy concerning the singularity of the Holocaust  (Atlantic Highlands, 1993)]

iii Señalamos las debilidades y contradicciones de la interpretación de Nolte del nacionalsocialismo en un prefacio a Schriften über Deutschland de Trotsky (Europäische Verlagsanstalt, Frankfurt am Main 1971).

iv Una referencia a los informes de que los oficiales de la Cheka torturaban a los prisioneros encerrándolos con ratas hambrientas que se comían el cuerpo de la víctima. La imagen de esta jaula de ratas fue usada por Nolte como símbolo de la temida crueldad bolchevique. Los informes sobre el uso de la jaula de ratas se originaron en círculos de exiliados rusos de derecha y son históricamente discutidos. Véase: Enzo Traverso, ‘The New Anti-communism: rereading the Twentieth Century’, in: Mike Haynes and Jim Wolfreys (eds) History and revolution. Refuting revisionism (London, 2007), pp. 138 – 156.

v Nolte, 'Zwischen Geschichtslegende und Revisionismus' en: Historikerstreit, y Joachim Fest in: Frankfurter Allgemeine Zeitung, 29-8-1986.

vi Las primeras formulaciones sobre la necesidad del exterminio de los judíos se encuentran en el Kaiser Wilhelm en 1919 y entre los líderes del Deutsch-Völkscher Schutz-und Trutz-Bund

vii Ver la meticulosa investigación de Norman Cohn, Warrant for Genocide (Londres, 1967).

viii Lissagaray, Geschichte der Kommune de 1871, Dietz-Verlag, Stuttgart 1920, p. 363. Véanse también las págs. 352, 357. El autor cita (ibíd. pág. 359) el siguiente pasaje del periódico progubernamental Le Temps: "¿Quién no recuerda, aunque lo haya visto un momento, la plaza, no, la carbonera del Tour St. Desde el medio de esta tierra húmeda, recientemente levantada por la pala, aquí y allá se ven cabezas, brazos, pies y manos. Los perfiles de los cadáveres, vestidos con el uniforme de la Guardia Nacional, se veían impresos contra el suelo. Era espantoso. [...] La lluvia y el calor precipitaron la putrefacción, y los cuerpos hinchados reaparecieron. La gloria de MacMahon se mostró demasiado bien. Los diarios se asustaron. "Estos desgraciados," dijo uno de ellos, "que nos han hecho tanto daño durante sus vidas, no deben permitirse hacerlo aún después de su muerte."

ix Ver Nolte, ‘Zwischen Geschichtslegende und Revisionismus’, pp. 20 y 26-29.

x Joachim Fest: "Y el hecho de que entre los que habían encabezado la república soviética de Munich, que pronto terminaría en el caos y el horror, había bastantes judíos, además, proporcionó una aparente y en cualquier caso útil confirmación agitada de sus obsesiones antisemitas". En: Historikerstreit, p. 105. "Declaraciones aparentemente contradictorias (con respecto a los judíos por el Kaiser Guillermo II, que de otra manera habría sido un individuo tolerante [E.M.]) datan del período posterior a la guerra, durante el cual él y su círculo lucharon por la responsabilidad de la catástrofe. Se refirieron al gran número de revolucionarios judíos en Rusia y Austria, Hungría y Alemania" (Wilhelm-Karl Prinz von Preuen, Er führte kein Operettenregime, in: Die Zeit, del 13 de mayo de 1988. También cabe mencionar que aunque muchos activistas bolcheviques eran de origen judío, sus vínculos con las masas judías se rompieron y no podían leer ni escribir su idioma, el "yiddish". La Revolución de Octubre tuvo lugar sin la participación de las masas judías. El "Bund", el mayor partido socialista judío, apoyó a los mencheviques. Fue la enérgica lucha de Lenin contra el antisemitismo, que llegó hasta la amenaza de la pena capital, y los pogromos antijudíos de los 'Blancos' lo que provocó un cambio. Gran parte de los partidos socialistas judíos y la mayoría del "Bund" pasaron a los comunistas en 1919. (Véase: John Bunzl, Klassenkampf in der Diaspora, Viena, 1975, pp. 134-135).

xi Ver Nolte, 'Zwischen Geschichtslegende und Revisionismus', sobre los supuestos precursores espirituales del 'colectivismo totalitario'.

xii Nolte, "‘Zwischen Geschichtslegende und Revisionismus’", p. 20.

xiii El 8 de noviembre de 1799, en el umbral del siglo XIX, tres líderes de una revolución intentada y fallida, Romao Pinheiro, Lucas Dantas y Manuel Faustino, fueron torturados públicamente en Brasil. Sus manos y pies fueron quebrados uno por uno, luego fueron descuartizados y decapitados. Véase: Clóvis Moura, Rebelloes da Senzala (Sao Paulo, 1981), pp. 65-66. En Santo Domingo/Haití, hasta finales del siglo XVIII, uno de los castigos comunes impuestos a los esclavos era la quema de partes enteras del cuerpo, mientras que la sal y el vinagre se rociaban en las heridas abiertas. Se mataba a las víctimas enterrándolas vivas, con solo la cabeza que sobresalía del suelo, que se cubría de miel para que la comieran las hormigas y las termitas. Véase: Pierre de Vaissire, Saint-Dominque 1629- 1789 (París, 1909).

xiv Después de la revuelta de esclavos liderada por Espartaco, los gobernantes romanos clavaron a 6000 de sus seguidores en la cruz a lo largo de la Vía Apia. Para vengar la muerte del esclavista Pedanius Secundus por un esclavo, todos los 400 esclavos urbanos de este senador fueron, según la costumbre, ejecutados en el año 61: "Solo puedes mantener a esta escoria bajo control a través del terror", dijo el senador romano Cayo Casio.

xv Sobre los temores aterrorizados de los esclavistas luso-brasileños de una revuelta de esclavos en Brasil después de la Revolución Francesa, véase Moura, Rebelloes da Senzala.

xvi El ataque de Nolte al "intelectual de izquierda" Tucholsky, que en este contexto solo puede ser visto como un ataque a un "judío", es una prueba adicional de la disposición académica de este profesor, que no parece que acostumbre comprobar las fuentes. La afirmación de que Tucholsky abogó por el "gaseado" de las mujeres y niños de los alemanes educados (Ernst Piper (ed.), Forever in the shadow of Hitler? p. 152) proviene de una fuente secundaria de extrema derecha. Si Nolte hubiera comprobado la fuente original, es decir, la revista Die Weltbühne, habría encontrado que se trataba de un comentario irónico de Tucholsky en un artículo contra el militarismo, la guerra y el uso de gas venenoso para matar.

xvii No podemos enumerar aquí los numerosos libros y artículos que apoyan esta tesis con innumerables datos. Debemos recordar, entre otras cosas, los numerosos datos que se hicieron públicos durante los juicios de Nuremberg de ciertas grandes empresas alemanas. Las actas de los juicios contra el Deutsche Bank, el Dresdner Bank y IG-Farben han sido recientemente reeditadas. Los editores han prestado un servicio a la ilustración antifascista y han hecho una útil contribución al Historikerstreit. Una buena síntesis de la interpretación marxista del nacionalsocialismo puede encontrarse en Claus Radt, Der deutsche Faschismus (Frankfurt am Main, 1987).

xviii [La Ayuda Oriental u Osthilfe fue una política de apoyo financiero del gobierno de Weimar a los estados en bancarrota de Prusia Oriental. Un escándalo estalló a finales de 1932, y principios de 1933 cuando se supo que un gran número de Junkers había utilizado la ayuda para artículos de lujo y vacaciones. El escándalo involucraba a personas con conexiones en los más altos cargos del poder político y fue posteriormente encubierto por los nazis].

xix En nuestro libro Late Capitalism  (Londres, 1999) tratamos de fundamentar esta tesis con lo que consideramos cifras convincentes.

xx Las bandas del fanático antisemita ucraniano contrarrevolucionario Symon Petliura asesinaron alrededor de cien mil judíos en un pogromo a gran escala durante la guerra civil rusa. Todo lo que les faltaba era una administración y una industria "racional" y eficiente para cometer un genocidio de los judíos ucranianos y de Polonia Oriental a la manera de Hitler. La voluntad ideológica de hacerlo definitivamente ya existía. Por cierto, fue la ocupación alemana de Ucrania (de mayo a diciembre de 1918) la que, junto con el establecimiento del régimen de Hetman, revirtió todos los logros de la "Rada", el Consejo Central Ucraniano (como la concesión de plena autonomía a las minorías nacionales de rusos, judíos y polacos). En los siguientes combates entre las fuerzas ucranianas bajo Hetman/Petliura y los ejércitos contrarrevolucionarios de Kolchak y Denikin (lema: "Vence a los judíos y salva a Rusia") por una parte, y el Ejército Rojo por otra, se produjeron terribles pogromos en 1919 y 1920 (véase Bunzl, Klassenkampf in der Diaspora, pág. 134).

xxi El Obispo Clemens August Graf von Galen de Münster fue el único alto dignatario de la iglesia que protestó en público contra el asesinato de enfermos mentales alemanes por los nazis. Esto llevó al cese de la campaña de asesinatos. Sin embargo, ningún alto dignatario de la iglesia alemana habló en contra de la deportación y el asesinato de judíos alemanes y europeos durante el Tercer Reich, mientras que el primado de Francia, el cardenal Pierre-Marie Gerlier, lo hizo. No creemos que esto se haya hecho por razones de cobardía personal, sino más bien -mucho peor- por razones políticas e ideológicas, es decir, por miedo al "debilitamiento del ejército" en su "guerra contra el bolchevismo". Sobre esto, Konrad Adenauer dijo la verdad: "Creo que si un día los obispos se hubieran opuesto públicamente desde sus púlpitos, podrían haber prevenido muchas cosas. Esto no ocurrió, y no hay excusa para ello. Si como resultado los obispos hubieran sido puestos en prisión o en un campo de concentración, esto no habría sido motivo de vergüenza, al contrario". Citado en Klaus Scholder, Politischer Widerstand, p. 262; en: Schmädeke/Steinbach (eds.), Widerstand gegen den Nationalsozialismus (Munich/Zurich, 1985).

xxii Esto escapa completamente al autor polaco de ciencia ficción y futurólogo Stanislaw Lem, quien en su prólogo al hermoso libro de Wlaystaw Bartoszewski Aus der Geschichte lernen? Aufsätze und Reden zur Kriegs- und Nachkriegsgeschichte Polens (Munich 1986, p. 11), expresa su preocupación por la posibilidad de un retorno a la dictadura en Alemania porque... los jueces se negaron a castigar "el bloqueo no violento del tráfico rodado". Lem todavía no ha comprendido que no fue el inconformismo sino el conformismo, no la revuelta y la rebelión de la conciencia individual, sino el llamamiento al "orden" y a "poner fin finalmente a estas manifestaciones" lo que hizo posible el Tercer Reich.

xxiii Ulrich Herbert, Arbeit und Vernichtung, in: Ist der Nationalsozialismus Geschichte?, p. 198, trata de demostrar que para los nazis su Weltanschauung (especialmente el exterminio de los judíos) fue primordial en sus relaciones con la industria alemana, incluso después de la aparición de una creciente escasez de mano de obra. Pero su instructivo e interesante estudio, como muchos otros, prueba exactamente lo contrario. Solo se puede concluir que bajo la influencia de esta escasez, un uso cada vez más masivo de mano de obra "nacida en el extranjero" tuvo lugar en el Reich. Sin embargo, la "abundancia" de trabajadores forzados era tan grande que los nazis podían permitirse aplicar diferentes "criterios de uso" para diferentes grupos étnicos, según sus teorías raciales. Pero a diferencia de los primeros meses de la campaña rusa, cuando esta escasez de mano de obra no existía todavía, y cuando los Einsatzgruppen [equipos móviles de matanza] también asesinaban inmediatamente a los judíos aptos para trabajar, la regla en Auschwitz era: "Matar a través de (es decir, después de) el trabajo" - no la matanza inmediata, por lo menos no para los que eran aptos para trabajar. Este era el significado de las "selecciones" llevadas a cabo por el Dr. Mengele y los de su calaña.

xxiv [Franz Josef Strauss (1915 - 1988) fue un influyente político alemán de derecha. Fue durante mucho tiempo líder de la Unión Social Cristiana (CSU), la contraparte bávara de la CDU. En el flanco derecho de la CDU/CSU, fue un punto de contacto entre el conservadurismo convencional y la derecha radical].

xxv Rolf-Dieter Müller, dentro: Geschichtswende? (Friburgo, 1987). Sólo después del [cambio político a la derecha llamado el] 'Bonner Wende' de 1983, la fundación Siemens, el centro de estudios de Weikersheim, apoyado por sociólogos y filósofos conservadores de derecha junto con revistas como Welt, Frankfurter Allgemeinen Zeitung y revistas intelectuales de extrema derecha como Criticon, hicieron que la justificación de los crímenes nazis fuera socialmente aceptable. La financiación de la producción de la ideología conservadora por parte de las grandes empresas (en la que también participa Thyssen) restablece una continuidad histórica cortada por la Segunda Guerra Mundial.

xxvi Citado en Walther Hofer, Die Entfesselung des Zweiten Weltkrieges (Frankfurt am Main, 1964), p. 305.

xxvii Incluso Erich Ludendorff, antiguo compañero de armas de Hitler, escribió las siguientes palabras proféticas al Presidente del Reich von Hindenburg el 1 de febrero de 1933: "Al nombrar a Hitler Canciller del Reich usted ha entregado nuestra sagrada patria alemana a uno de los mayores demagogos [sería más correcto escribir: uno de los mayores demagogos y aventureros temerarios, E. M] de todos los tiempos. Os profetizo que este hombre malvado hundirá nuestro Reich en el abismo e infligirá una desdicha inconmensurable a nuestra nación. Las generaciones futuras te maldecirán en tu tumba por esta acción". Citado por Hagen Schulze, Die deutsche Katastrophe erklären, en: Dan Diner (Ed.), Ist der Nationalsozialismus Geschichte?, p. 91. El mismo Ludendorff, uno de los principales defensores de la guerra imperialista de conquista de 1914-1918, encarna el epítome del cinismo nacionalista. Después de 1918 dirigió una implacable campaña demagógica de denuncia de la "violenta paz de Versalles" después de que él mismo obligara a sangre fría a la debilitada Rusia soviética a aceptar el tratado de Brest-Litovsk, diez veces peor.

xxviii [Del latín, que significa "antes", la condición previa para.]

xxix Rosa Luxemburg, The Crisis of German Social Democracy (‘the Junius Pamphlet’, 1915) capítulo 1. Disponible en línea en [www.marxists.org/archive/luxemburg/1915/junius]. Jaurès, L 'Esprit du Socialisme (París, 1964) p. 178.

xxx Jürgen Habermas, "Historical consciousness and posttraditional identity", en: Eine Art Schadensabwicklung (Frankfurt a. M., 1987), pp. 165-167.

xxxi En su Memorial de Saint-Hélène, Napoleón Bonaparte lo expresa muy abiertamente (1er volumen, p. 362 de la edición de la Colección La Pléiade, París Gallimard, París, 1956).

xxxii Max Weber, Wirschaft und Gesellschaft  (Tubinga, 1965).

xxxiii Bernd Rüthers, Entartetes Recht – Rechtslehren und Kronjuristen im Dritten Reich (Munich, 1988).

xxxiv Este no era todavía el caso, por ejemplo, con el cristianismo primitivo, que -con algunas excepciones notables- aceptaba explícitamente la esclavitud y pedía a los esclavos que reconocieran sus deberes para con sus amos. Véanse numerosas fuentes sobre este tema en G. E. M. de Ste Croix, The Class Struggle in the Ancient World (Londres, 1981), pág. 419f.

xxxv Esto contrasta con la caricatura estalinista que identificaba el internacionalismo proletario primero con la defensa de la Unión Soviética, y luego, cada vez en mayor medida, con la sumisión total a las maniobras de la burocracia soviética a nivel diplomático y militar.

xxxvi En su artículo de 1983 "Marxismus und Nationalsozialismus" (Vierteljahrhefte für Zeitgeschichte) el profesor Nolte ya defendía la tesis de un supuesto "terreno común" de ambas ideologías, entre otras cosas con respecto a la tendencia al "colectivismo totalitario" y a la "justificación" de la matanza masiva. Esto contradice sus propios análisis anteriores del nacionalsocialismo. Cuando Nolte, siguiendo a Settembrim y Gobetti, habla de una "revolución liberal" como una "revolución del individualismo", aparentemente olvida, al igual que otros innumerables defensores de la "libertad económica", que en el modo de producción capitalista la libertad económica de algunos está condicionada por la compulsión económica de otros a vender su trabajo a los primeros. Para los segundos hay una falta de libertad económica. Si todos tuvieran libre acceso a los medios de producción y a la alimentación, pocos estarían dispuestos a vender su trabajo a los capitalistas sin verse obligados a ello.

xxxvii En realidad, el marxismo no "provocó" este comportamiento internacional en una parte del proletariado moderno, sino que solo expresó de forma consciente lo que, basándose en los intereses materiales, ya estaba en forma germinal instintivamente semi-consciente.

xxxviii Jürgen Habermas y Jeremy Leaman, 'A Kind of Settlement of Damages (Apologetic Tendencies)', New German Critique, 44 (1988), pp. 25-39, allí p. 39.

xxxix Dan Diner, dentro: Ist der Nationalsozialismus Geschichte? pp. 72-73; es incapaz de comprender los crímenes de masas nacionalsocialistas porque los sitúa totalmente fuera del alcance de las acciones determinadas por los intereses. El hecho de que indudablemente tuvieran rasgos irracionales (Diner dice "contra-racionales", consideramos que la diferencia es irrelevante) no los hace únicos. ¿No fue la orden de Hitler de la política de tierra quemada en suelo alemán "contra-racional"? ¿Cuál fue entonces la "racionalidad instrumental" del insensato asesinato masivo mutuo de musulmanes e hindúes durante la partición de la India? ¿No son todas las manifestaciones de fanatismo ciego, incluido el fanatismo religioso, irracionales (contrarracionales), y de ninguna manera determinadas por la racionalidad instrumental? ¿Acaso la psicología profunda no ha revelado hasta hace poco que hay numerosos ejemplos de comportamiento humano, tanto individual como colectivo, que están impulsados por una pulsión destructiva, incluida una pulsión autodestructiva? ¿No es por lo tanto el asesinato en masa de los judíos europeos un fenómeno extremo de una tendencia mucho más general que puede y debe explicarse?

xl Sobre la supuesta determinación geopolítica de la política exterior alemana por la llamada posición central del Reich, véase, entre otros, Hagen Schulze, "Die deutsche Katastrophe erklären", pp. 95 - 97.

xli Ver entre otros Nunca Mas: El Informe de la Comisión Nacional de Desaparecidos de Argentina (Nueva York, 1986), Joan Dassin (ed.) Torture in Brazil: A Shocking Report on the Pervasive Use of Torture by Brazilian Military Governments, 1964-1979 (Austin, 1998) y la respuesta de los militares brasileños (Brasil Sempre, Rio de Jainero, 1986) que justifica abiertamente el uso de la tortura contra los "subversivos".

xlii Ver Jacobo Temerman, Prisoner Without A Name, Cell Without a Number (Madison, 2002).

xliii En términos puramente numéricos, el asesinato de los pueblos indígenas de América Central supera al de los judíos europeos. Entre el desembarco de Cortés y 1564, la población de México y las áreas centroamericanas se redujo en 8,5 millones. Solo 1,5 millones de indígenas permanecieron con vida. La proporción es peor que la de los judíos europeos. Sin embargo, no hubo una decisión formal de los caballeros españoles de exterminar a todos los hombres, mujeres y niños indígenas. Pero para los ocho millones de víctimas inocentes esto no fue ni un consuelo ni un mal menor.

xlivTrotsky y después de él Nicos Poulantzas caracterizaron la dictadura fascista como una guerra civil "institucionalizada" o estado de sitio, en la que, sin embargo, las manos de los atacados están atadas, al menos en lo que respecta a sus posibilidades de reacción legal.

xlvFriedrich Engels ya señaló que aquellos que triunfaron sobre la revolución de 1848 también se convirtieron en los ejecutores de su última voluntad. Pero lo hicieron a su manera, con las consecuencias que ahora todos conocemos.

xlvi Esta tesis, originalmente formulada por Joseph Schumpeter fue retomada más tarde, de manera más matizada, por Arnold Mayer. Véase: Arnold Mayer, The Persistence of the Old Regime (Londres, 2010). El ascenso de los EE.UU. como la potencia imperialista más prominente y la fuerza militar más fuerte ha desmentido decisivamente esta tesis.

xlvii Fritz Fischer, Griff nach der Weltmacht. Die Kriegspolitik des Kaiserlichen Deutschland  (Düsseldorf, 1964).

xlviii Véase, entre otros, Andreas Hillgruber, Deutsche Grossmacht-und Weltpolitik im 19. und 20. Jahrhundert (Düsseldorf, 1977), así como por el mismo autor Der Zweite Weltkriege, 1939-1945: Kriegsziele und Strategie der grossen Mächte (Stuttgart, 1982). Aquí solo una de las muchas citas relevantes: "El programa de Hitler destinado a convertir a Gran Bretaña en un 'socio menor' del imperialismo alemán y a conquistar las regiones europeas de Rusia ('espacio vital en el Este'). Esto seguiría a la eliminación de Francia como fuerza militar para proporcionar espacio de maniobra continental".

xlix Ver por ejemplo Kaltenbrunner, en: Rheinischer Merkus / Christ und Welt vom 12. 12. 1986; Gillessen, Der Krieg der Diktatoren in: Frankfurter Allgemeine Zeitung de 20. 8. 1986; Topitsch, Psychologische Kriegsführung, in: Allgemeine Schweizerische Beiträge zur Konfliktforschung, 1/1987; etc. Un buen resumen de este tema lo ofrece Gerd R. Uberschar, Deutsche Zeitgeschichte in Hitler's Schatten, en: Geschichtswende? una antología publicada por Dreisam-Verlag, Friburgo, 1987. El propio Hillgruber hizo una clara declaración sobre el tema de la "guerra preventiva": "Del contexto de nuestra presentación se desprende claramente que el ataque de Hitler a la Unión Soviética no puede considerarse una "guerra preventiva" en el sentido habitual del término, es decir, un acto de guerra emprendido con el fin de adelantarse a un oponente que está listo para atacar o que ya se está preparando para hacerlo". (Andreas Hillgruber, Hitler’s Strategie  (Frankfurt a. M., 1965), p. 533.

l [nombre en clave de la invasión nazi de la URSS.]

li [Ver: Ernest Mandel, The Meaning of the Second World War (Londres, 1986), capítulo 1.]

lii Japón tiene hoy en día el potencial tecnológico e industrial para volver a ser una superpotencia militar en muy poco tiempo. Que esto suceda realmente depende enteramente del equilibrio político de poder en cuanto a políticas internas y externas.

liii [A.J.P Taylor en sus Origins of the Second World War  (Londres, 1961) cuestionó la responsabilidad particular del régimen nazi en el estallido de la guerra. Mandel criticó este trabajo por ser inconsistente en su evaluación de los pasos políticos tomados por diferentes gobiernos y sin fundamento en los hechos. Véase: Mandel, The Meaning of the Second World War (Londres, 1986), págs. 26 a 28. David L. Hoggan y David Irving son publicistas de extrema derecha y simpatizantes de los nazis].

liv Walter Hofer, Die Entfesselung des Zweiten Weltkrieges, p. 419.

lv Prof. Adrian Lyttelton in: New York Review of Books, 31 March 1988.

lvi En nuestro libro Delightful Murder. A Social History of the Crime Story (Londres, 1984), afirmamos que esto también debe ser visto en el contexto de las crecientes tendencias criminales de la sociedad burguesa tardía. Esto se evidencia en el crecimiento del crimen organizado, el creciente quebrantamiento de la ley, o al menos la evasión de la ley, del gran capital "legal" y el creciente entrelazamiento del gran capital "legal" e "ilegal". También lo demuestra la expansión de los servicios secretos, la creciente cooperación entre los servicios secretos, partes del aparato militar y los conspiradores de extrema derecha con el crimen organizado y partes del gran capital "legal". Esto último quedó ilustrado más claramente en Italia con la conspiración del P2 y la "estrategia de tensión" en 1969, cuando un bombardeo de la estación de ferrocarril de Bolonia dio lugar a una masacre. El P2 era una logia masónica que se convirtió en un centro de fuerzas de extrema derecha, así como de diferentes figuras públicas y políticas.

Tags
Category
© IIRE 2020

The IIRE is an international foundation,
recognised in Belgium as an
international scientific association
by Royal decree of 11th June 1981.

Address
IIRE
Lombokstraat 40
1094 AL AMSTERDAM
The Netherlands

Contact
T: (+31) (0)206717263
Email: iire @ iire.org