Skip to main content

Bielorrusia: ¿el principio de qué fin?

5 October 2020
Belarus

La sexta reelección de Alexander Lukashenko, el 9 de agosto, estuvo precedida y seguida de movilizaciones populares alimentadas por la brutalidad policial en un contexto de fraude y de creciente cuestionamiento de las antiguas protecciones sociales. El autócrata bielorruso, después de múltiples tensiones con su vecino ruso, pide ahora a Putin su "ayuda" para hacer frente a una protesta social sin precedentes.

La disolución de la URSS fue decretada en territorio belaruso el 8 de diciembre de 1991 por Boris Yeltsin como Presidente de Rusia y sus dos homólogos de Ucrania y Belarús, a pesar de que la población había votado masivamente a favor de mantener (y reformar) la Unión el 17 de marzoi. Pero la terapia de choque "liberal" iniciada por Yeltsin y defendida inicialmente también por el pro-occidental "Frente Popular Bielorruso" (BNF) fue detenida por la destitución (por corrupción) del actual presidente y la elección de Alexander Lukashenko como presidente en 1994. Si se adoptaba el antiguo nombre de Belarús, el nuevo dirigente proponía rechazar (por referéndum en 1995) la bandera blanca y roja de esta primera república presoviética de 1918 en favor de la bandera "soviética", pero sin la hoz y el martillo coronados por la estrella roja.

Su bloqueo de las terapias de choque liberales y el mantenimiento de un sector público fuerte tenía por objeto consolidar su poder cada vez más autocrático. Y fue seguido por la represión de poderosas huelgas en curso. Como señala David Mandel (comparando la situación y las luchas obreras y sindicales en Rusia, Ucrania y Bielorrusia en los años 90), el régimen de Lukashenko "sometió a los sindicatos a una represión mucho más sistemática" que en los países que infligían una "mayor descomposición social" a través de la privatizaciónii - otro medio de romper cualquier desafío al viejo sistema burocrático por parte de su propia base social, los trabajadores.

La represión antisindical y política fue acompañada por una búsqueda inicial de estabilización del nuevo régimen mediante ganancias socioeconómicas. En 2018, Belarús ocupaba el puesto 53 de 189 países en el Índice de Desarrollo Humano, con una de las tasas de desigualdad más bajas de Europa. Su PIB per cápita se ha cuadruplicado desde 1990 (20.000 dólares, en comparación con los 9.000 dólares de Ucrania en paridad de poder adquisitivo). Pero las conquistas sociales ligadas al empleo, y el "culto al trabajo" (¡no a los trabajadores/as!) han pasado de características prestadas por el "sovietismo" a una lógica neoliberal fuerte como la obligación de aceptar cualquier trabajo (público o, cada vez más, privado)iii.

Desde 2004, la individualización de los contratos de trabajo ha sustituido a los convenios colectivos; y el plan de pensiones no tiene en cuenta el tiempo pasado en el servicio militar, la licencia de maternidad o los estudios. El país sufrió menos que otros (más abiertos a la globalización financiera) por la crisis bancaria y financiera de 2008/2009: el crecimiento fluctuó pero se mantuvo hasta la crisis ucraniana de 2013 (poniendo fin al régimen del oligarca presidente Yanukovych)iv. Fue la crisis que infligió al país sus primeras recesiones desde 1995, debido a sus estrechos vínculos tanto con Ucrania como con Rusia.

Los equilibrios cada vez más frágiles en las elecciones del 9 de agosto

La crisis ucraniana y la "recuperación" de Crimea por parte de Rusia han sido traumáticas para los dirigentes bielorrusos, al igual que para muchos otros autócratas "possocialistas", en múltiples sentidos, y también han polarizado a la izquierdav. La tesis de una "revolución de colores" fomentada por las potencias occidentales (y además identificada con las corrientes fascistas muy activas allí) se convirtió para los autócratas en una red de denuncias de los movimientos sociales que los desafiaban. Pero los líderes de las antiguas repúblicas soviéticas no rusas, como Lukashenko, también desafiaron el comportamiento de los dueños del poder ruso y sus planes de unión, que eran muy asimétricos. El curso verticalista represivo del régimen se hizo más fuerte y, como en Rusia, identificó a todos los opositores como peones financiados desde el extranjero... Excepto que, además, para Lukashenko, este "extranjero" también podía ser ruso.

Por eso ha elegido diversificar sus cartas y jugar el papel de mediador para la negociación en Minsk de los acuerdos entre el actual presidente ucraniano, Putin, Merkel y Macron. Su 'neutralidad' le valió el levantamiento de las sanciones europeas en2016vi. En la práctica, los primeros tratados firmados por Lukashenko y Yeltsin preveían una "unión de estados" entre Rusia y Bielorrusia, y Putin quiere que esto se haga realidad. Y no sería reacio a sustituir a Lukashenko por un líder más dócil y abierto a nuevas privatizaciones: las últimas negociaciones de diciembre de 2019 encontraron la resistencia del líder bielorrusovii al mismo tiempo, los proyectos de la Unión Euroasiática, de los que Kazajstán, Bielorrusia y Rusia fueron los fundadores en 2014 (afirmando ser el "modelo" de la UEviii) están perdiendo terreno.

Pero la deuda pública de Belarús ha disminuido de menos del 10% del PIB en 2005 a alrededor del 50%. La presión tanto de Rusia como del FMI se ha sumado a todas las tensiones. Durante los últimos cinco años, el régimen ha aplicado una congelación de los salarios mientras que muchos precios están aumentando. La generalización de los contratos de duración determinada se impuso en 2017 junto con un proyecto de impuesto sobre el desempleo (identificado como "parasitismo social"), proyecto que finalmente fue rechazado ante las primeras protestas sociales que implicaban en particular a los jóvenes y a sus blogueros. El Covid-19, tratado inicialmente con burla por Lukashenko, fue un factor que agravó el creciente descrédito del régimenix

Mujeres, jóvenes, trabajadores...

Las elecciones del 9 de agosto se celebraron en este contexto social interno y en un momento de grandes tensiones con el gobierno de Putin, a pesar de la proximidad popular y las dependencias duraderas. La sombra de Moscú estaba así detrás de dos de los tres candidatos rechazados por Lukashenko antes de las elecciones, pero también detrás de 33 mercenarios recientemente arrestados, miembros de un "grupo Wagner" que "han estado activos en Ucrania, Siria, Libia y la República Centroafricana" para el gobierno ruso, según Vincent Présumeyx.

Pero lo imprevisto se ha injertado en este contexto. Lukachenko comenzó invalidando de varias maneras a sus tres principales candidatos (Siarhei Tsikhanovski, Viktor Babaryko y Valery Tsepkalo) - "todos ellos vinculados socialmente a los sectores 'empresariales'", continúa Vincent Présumey. Pero el autócrata, queriendo mostrar su "pluralismo", aceptó la candidatura (que supuso inofensiva) de la esposa de Tsikhanovski (encarcelada) Svetlana Tsikhanovskaya (y luego las de los otros dos candidatos que fueron expulsados) -todas ellas sin experiencia política- que decidieron tomar el relevo de sus cónyuges.

La campaña de oposición estuvo marcada por Svetlana Tsikhanovskaya, que expresó sus temores (por su familia) con palabras populares. Pronto recibió el apoyo de las otras dos mujeres, Maria Kolesnikova (líder de la campaña de Babaryko) y Veronika Tsepkalo. Su coraje así como la su fragilidad "hablaba" a la gente. Los jóvenes se involucraron masivamente, con un "momento" crucial el 7 de agosto, cuando Lukashenko decidió fomentar un concierto de rock al que Svetlana Tsikhanovskaya decidió asistir.

La sorpresa llegó cuando "en su presencia, los disc-jockeys del anfitrión cubrieron una canción no planeada, Peremen (Cambios)", de Victor Tsoï (muerto en 1990) de la antigua banda rusa Kino - una canción de culto de la época de la perestroikaxi. El anuncio de los resultados (dando sólo un 10% de los votos a Tehhanovskaya y un 80% a Lukashenko) generó ira y protestas. La violencia de la represión - especialmente la de las fuerzas especiales, el OMON - solo sirvió para acentuar un giro popular para "desatar" este poder en todo el país, mucho más allá de Minsk.

Un importante punto de inflexión, a partir del 10 de agosto, fue la participación de los trabajadores en empresas emblemáticas y en convocatorias de huelgas y manifestaciones - exigiendo el fin de la violencia, la liberación de los detenidos y la impugnación de los resultados electorales xii. Varios dirigentes de los comités de huelga fueron brutalizados y/o arrestados, como Nikolaï Zimine, metalúrgico y veterano del sindicalismo independiente (BKPD), quien fue severamente golpeado en agosto, luego fue arrestado y sentenciado a 15 días de prisión, como algunos otros (cuando se multiplicaron las denuncias e imágenes de violencia policial)xiii.

Incertidumbres internas e internacionales

Aunque sin nombrar el programa de privatización (pro o anti-ruso), los candidatos hicieron campaña contra el régimen, su fraude y su violencia. Pero el "frente" de los candidatos ya se ha agrietado mientras permanece indefinido. Se ha establecido el Comité de Coordinación de esta oposiciónxiv. Pero el 31 de agosto Maria Kolesnikovaxv(apoyo de Viktor Babariko), miembro de la presidencia de este Comité, produjo su primera fractura pública: anunció unilateralmente la creación de un nuevo partido ("Ensemble") abriendo la puerta a un escenario de nuevas elecciones sin la previa salida de Lukashenko. Lo que Svetlana Tikhanovskaia (refugiada en Lituania) rechazó radicalmente.xvi

Al mismo tiempo, después de denunciar la interferencia rusa, Lukashenko decidió buscar "ayuda" rusa - después de enviar de vuelta a Rusia a los 32 ciudadanos rusos entre los 33 mercenarios arrestados. Putin no querría apoyar a un perdedor - ni tampoco querría alentar un movimiento popular que provocaría su caída (sin certeza sobre su sucesión). El asunto Navalny hace más difícil que los planes (de Macron y Merkel) dependan de Putin para manejar esta crisis (contra la presión de Polonia o los Estados Bálticos, así como de los Estados Unidos). Hasta ahora, Lukashenko ha recibido un préstamo de 1.300 millones de euros (probablemente acompañado de una reestructuración de la deuda y descuentos en las entregas de hidrocarburos), algo que ni el FMI ni la UE pueden proporcionarle.

Nadie sobre el terreno está actualmente en condiciones de "representar" y defender las aspiraciones populares que no se dirigen a Rusia o a la UE, sino a la demanda de derechos y libertades fundamentales, tanto políticos como sociales. La izquierda política y sindical internacional debe apoyar estas demandas, el sindicalismo independiente -débil en un régimen así, pero real- y todas las formas de autoorganización popular que por sí solas pueden limitar la "instrumentalización" de todas las partes.

Este texto es la versión larga del publicado por L'Anticapitaliste, escrito el 13/09 y actualizado el 18/09.

Notas

iEste no fue el caso de las tres repúblicas bálticas que habían sido incorporadas a la fuerza a la Unión y habían votado por la independencia. El 25 de diciembre, el presidente de una URSS que ya no existe, Mikhail Gorbachev, renunció.

iiCf. David Mandel, Workers after communism (Auto Workers and Their Unions in Russia, Ukraine, and Belarus), 2004, (mi traducción, CS), PDF p.227.

iiiPara una presentación benévola de este sistema, léase, Loic Ramírez, "Droit au travail à la bélorusse", Le Monde Diplomatique, enero de 2020.

ivEn el contexto de esta crisis - en particular los proyectos dirigidos a Ucrania y Bielorrusia de la "Asociación Oriental" de la UE en conflicto con los proyectos de la Unión Euroasiática de Rusia, léase mi artículo "La sociedad ucraniana entre sus oligarcas y su troika", 21 de febrero de 2014, Revue Les Possibles (Attac) : https://france.attac.org/nos-publications/les-possibles/numero-2-hiver-2013-2014/dossier-europe/article/la-societe-ukrainienne-entre-ses

viCf. B. Vitkine, Le Monde, 15/02/2016.

viiVer B. Vitkine, Le Monde, 2 de enero de 2020.

viiiVéase "Regards sur l'Eurasie - l'année politique 2019" (ed. Anne de Tinguy), Sciences Po. Los estados fundadores de la Unión Económica Euroasiática en 2014 son Kazajstán, Rusia y Belarús, a los que se unen Armenia y Kirguistán.

ixNo es menos cierto que el país cuenta con 40,7 médicos por cada 10.000 habitantes (frente a los 32 de Finlandia) y que, facilitando el control del contagio, su densidad de población es baja con abundantes espacios verdes.

xiRelato tomado del blog de Vincent Présumey, citado. La película Leta de Kyril Serrebrennikov celebra a la banda Kino y a su cantante. Ver https://www.youtube.com/watch?v=lhsx4BJNtgM

xiiPara una visión orientada hacia las luchas sociales, ver en particular en inglés los artículos del investigador ucraniano Volodymyr Artiukh, incluyendo el traducido al francés para la revista Contretempsou del mismo Volodymyr Ishchenko en el sitio web Open democracy (traducido al francés en Alencontre). Véase también el sitio de apoyo a las luchas sociales https://aplutsoc.org/ notamment animado por Vincent Présumey y el de la red sindical internacional http://syndicollectif.fr/soutien-au-peuple-du-belarus/.

xiiiVéanse, además de los sitios indicados en las notas de pie de página 10 y 12, los artículos publicados por el sitio de Alencontre, incluido el texto de Maxime Edwards del 12 de agosto, "Los trabajadores apoyan las huelgas cada vez más nobles"; y el de Volodymyr Ishchenko del 9 de septiembre, "El levantamiento de Belarús, sus orígenes y su compleja dinámica".

xivUno de cuyos miembros es el autor de El fin del hombre rojo, Svetlana Alexievitch - recientemente sometida a la presión represiva.

xvLa única integrante del "trío de mujeres" de la oposición bielorrusa que todavía estaba presente en el país en ese momento fue conducida brutalmente a Ucrania (rompiendo su pasaporte, se denunció lo que equivalía a una expulsión).

xviVer Volodymyr Ishchenko, "En Bielorrusia, la oposición no está en la misma onda", Mediapart, 25 de agosto.

Category
© IIRE 2020

The IIRE is an international foundation,
recognised in Belgium as an
international scientific association
by Royal decree of 11th June 1981.

Address
IIRE
Lombokstraat 40
1094 AL AMSTERDAM
The Netherlands

Contact
T: (+31) (0)206717263
Email: iire @ iire.org